Del sofá a los caminos con los zapatos puestos

agosto 4, 2016 en Artículos por No más violencia de género

Por José-Antonio Burriel

sofa-caminos-zapatos

Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes, capaces de contagiar alegría, esa alegría que nace del amor de Dios, la alegría que deja en tu corazón cada gesto, cada actitud de misericordia. Ir por los caminos siguiendo la «locura» de nuestro Dios que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, en el sediento, en el desnudo, en el enfermo, en el amigo caído en desgracia, en el que está preso, en el prófugo y el emigrante, en el vecino que está solo. Ir por los caminos de nuestro Dios que nos invita a ser actores políticos, pensadores, movilizadores sociales. Que nos incita a pensar una economía más solidaria. En todos los ámbitos en los que ustedes se encuentren, ese amor de Dios nos invita llevar la buena nueva, haciendo de la propia vida un homenaje a él y a los demás”.

Son palabras del Papa Francisco en Polonia. Son palabras que iban dirigidas al millón y medio de jóvenes que acudieron a la Jornada Mundial de la Juventud. Son palabras con un claro contenido religioso. Pero son palabras que pueden y deben resonar en el interior de las personas de buena voluntad conscientes de que la humanidad necesita en la actualidad que “dejemos el sofá y nos pongamos los zapatos para salir el encuentro de quien necesita nuestro apoyo y nuestro acompañamiento. Que cada uno de nosotros sepamos acoger esas palabras desde la fe o desde el sentido de la humanidad o desde la llamada, a veces silenciosa, de quien necesita nuestras fuerzas.

A mí, esas palabras han removido mis ánimos en mis afanes por la igualdad, por erradicar la violencia machista, por conseguir la justicia y libertad para todos, especialmente para las mujeres que sufren el embate del dominio machista. Y ante “ensoñaciones”, “planes ideales”, “buenas palabras e intenciones… ¡dejemos el sofá, pongámonos los zapatos y hagamos todo lo posible, lo que esté en nuestras manos, para que los sueños y afanes sean realidades, para que las palabras sean actos! Las mujeres victimas de violencia de género nos esperan en los caminos….

Y si fijo mi atención en las instituciones, centros públicos especializados, etc.…Son útiles los protocolos, estadísticas, reuniones, jornadas, etc…. ¡pero no pueden ser “el sofá” desde donde pretendamos remediar la solución o ayudar a las víctimas a encontrar la salida!

Porque la salida comienza con la escucha activa y sincera del problema de la mujer, algo que no requiere “papeles” o “crucecitas” en los protocolos o estadísticas. La escucha no se hace  desde “el sofá o desde la mesa de trabajo”. Como no se acompaña a la victima desde la lejanía o “la seguridad del sofá”- ¡hay que acompañar a la víctima con los zapatos puestos! Y siento el decirlo, pero demasiadas personas que deben atender a las mujeres víctimas de la violencia machista lo hacen tras “el parapeto” de una mesa o semejante.

Unas palabras sobre las asociaciones. Se entiende que necesiten dinero para llevar a cabo sus planes, lógico. Pero no es necesario el dinero para estar al lado de las víctimas y escucharlas, para acompañarlas en su camino, para que no se sientan solas. ¡Por favor, que las asociaciones no se queden en “meros anuncios” o en la sola presencia en las redes sociales –que es necesaria- pero no es el único objetivo! ¡Por favor, que sus mensajes no estén cargados de negatividad! ¡Por favor, que no mezclen en sus afanes por erradicar la violencia machista otros afanes, nobles y legítimos, pero que “enredan” el mensaje!

Y el entorno. O ese núcleo mayoritario que componen los familiares, los amigos, los vecinos. ¡También su sensibilidad –y si no la tienen es que han perdido el sentido de la humanidad- debe hacerse realidad diaria!

Concluyo. De las palabras a la acción. ¡Del “cómodo sofá” a los zapatos para encontrarnos en el camino con quienes esperan nuestra mano tendida!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.