¿Soy una mujer maltratada?

febrero 4, 2016 en Artículos por No más violencia de género

Hoy os traemos un excelente artículo publicado en EuropaPress, EP Social, en septiembre del año pasado. El artículo nos parece muy completo y de gran valor, por lo que os lo transcribimos a continuación íntegramente, enlazando además los vídeos relacionados. Como siempre, os pedimos apoyo para su difusión, sumando siempre contra la violencia de género.

Foto: EUROPA PRESS

Foto: EUROPA PRESS

Expertos en igualdad y violencia de género coinciden en apuntar que muchas mujeres tienen dificultades para identificar que están inmersas en una relación de maltrato, especialmente cuando aún no se han producido situaciones explícitas de violencia física. No son, por tanto, conscientes del peligro que corren.

Como explica el médico forense y primer delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, el asesinato de una mujer es el final de una cadena que empieza poco a poco, con el control cotidiano del hombre sobre su vida y su aislamiento de los demás. Hay determinadas señales que pueden ayudar a identificar este proceso. ¿Cuáles son?

Consultados por Europa Press, Miguel Lorente; la promotora de la Fundación Ana Bella de apoyo a supervivientes de la violencia de género, Ana Bella Esteve; la presidenta de la Asociación Pro Derechos de la Mujer Maltratada (APRODEMM), Sagrario Mateo; y la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, Ana María del Campo, destacan algunas de estas señales.

– Controla tu entorno, tu familia, tus amistades. “Tratan de aislarte para que no tengas apoyo ni escapatoria. Son muy manipuladores, mienten, hacen lo que sea para convencerte de lo que sea”, señala Sagrario Mateo. “Tienes un plan importante, lo sabe desde hace un mes y justo ese día te hace una cena romántica o te dice que le duele la cabeza. Claro, ¿cómo vas a dejarle tirado? Acabas dejando de salir”, añade Esteve.

– Condiciona tu atuendo. “Ninguna nos hemos dado cuenta de que nos han cambiado la forma de vestir. No te dicen ‘no te pongas minifalda’, pero el día que te la pones, él está con la cara larga, o señala a otra que la lleva y comenta que tiene mala pinta. El día que te pones pantalones, lo alaba. Al cuarto día, decides tú sola ponerte el pantalón”, comenta Ana Bella Esteve.

– Tiene que tener hasta las claves de tu móvil. “Las chicas jóvenes tienden a ver como una prueba de amor enseñarle el móvil a su novio o darle sus claves porque creen que así demuestran que no tienen nada que ocultar. Si tus amigas saben que tu novio lee lo que escriben, ya no van a contarte sus cosas. Perderás intimidad con ellas, eso te acaba aislando emocionalmente”, señala Ana Bella. Mateo apunta otro riesgo: “Ellos pueden amenazarlas con exponer fotos en internet o revelar cosas privadas”.

– No tienes libertad económica, no puedes disponer del dinero a tu gusto. Te asigna lo que considera que debes gastar y en qué debes emplearlo. “Uno de los múltiples modelos y formas que hay para maltratar a una mujer es dejarla sin recursos económicos”, apunta Ana María del Campo.

– Te deja en evidencia en público, desprecia tus opiniones o las ridiculiza. Te insulta, te humilla. “Es muy común el ‘tú cállate que no entiendes de esto’. “Hay mujeres que no dicen nada y cuando sus amigas les llaman la atención sobre lo que ha pasado, no le dan importancia. Están acostumbradas y como se lo hace tantas veces, no se dan cuenta”, dice la presidenta de APRODEMM.

– Tiene celos de todo y de todos. “Los celos no es amor. La violencia no es amor”, incide Del Campo, para afirmar que la mujer “debe replantearse todo lo que le han enseñado sobre las relaciones”.

– Te infravalora. “Un maltratador no desaprovecha una sola ocasión para criticar algo objetivamente criticable. Criticar a la mujer y cuestionarla por cualquier cosa y con cualquier pretexto, poniendola en una posición de vulnerabilidad o dependencia. Repiten mucho el ‘si no fuera por mí’. Es un ‘machaque’ continuo”, añade Lorente.

– Tu opinión no cuenta. “Siempre hay que hacer lo que él dice. Siempre decide los planes y siempre está por encima su criterio. No hay un equilibrio y la mujer lo acepta, y acaba metiéndose en la telaraña”, señala Sagrario Mateo. “Hay un componente muy cultural, el hecho de que el hombre lleve las riendas está bien visto. El problema es cuando toma la iniciativa para imponerse”, añade Lorente.

– Es violento cuando se enfada. “Muchas mujeres dicen ‘a mí no me hace nada, se pone agresivo y pega a la pared o rompe una silla’. Eso es una señal de que tienes que salir de ahí urgentemente”, dice Ana Bella. Para Mateo, la aceptación de esta conducta tiene que ver con la educación. “El cine, por ejemplo, nos enseña que él golpea la pared porque está enfadado y ella tiene que sentirse culpable”, reflexiona.

– Utiliza la amenaza de dejar la relación, utiliza a tus hijos, a tu familia, tu vivienda, tu situación personal, tu seguridad e integridad física, tu vida, como condicionante. “En los matrimonios es muy habitual el ‘te voy a quitar a los hijos’, la casa y te vas a quedar en la calle'”, advierte Mateo. “El maltratador siempre tiene una gran capacidad de intimidar”, apunta Lorente.

  “La forma que conlleva la violencia sistemática habitual y dirigida a controlar a personas, pasa por su anulación, por la propia inseguridad de la víctima y la culpabilización. La víctima se siente responsable de eso que hace y teme volver a hacerlo mal. Hay una autovigilancia que influye en esa vulnerabilidad”, explica Lorente.

¿QUÉ HACER? PEDIR AYUDA

   Existe una línea de teléfono, el número 016, a la que se puede llamar desde cualquier punto de España y a cualquier hora del día. Atienden en varios idiomas, es gratis y no deja rastro en la factura. Al otro lado hay personas entrenadas que pueden ayudarte a reconocer una situación de maltrato, ofrecerte información sobre recursos disponibles, derivarte al punto de atención más cercano o incluso avisar a emergencias y a la policía.

Esta línea no es sólo para las mujeres. Pueden llamar también sus amigos o sus familiares y pedir asesoramiento para saber el mejor modo de ayudar a la persona que creen que está sufriendo malos tratos. Desde que se puso en funcionamiento en septiembre de 2007, y hasta el pasado mes de mayo, ha atendido más de 438.000 llamadas y casi una de cada cuatro procedían de familiares o amigos.

Tienes más opciones, como recurrir al médico de atención primaria. Los servicios sociales del Ayuntamiento y las asociaciones de mujeres, como Fundación AnaBella, la asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas o la Asociación Pro Derechos de la Mujer Maltratada sirven de ayuda y orientación tanto para la mujer como para sus hijos, apoyan a las supervivientes y las acompañan en la reconstrucción de su vida.

Las mujeres que sufren violencia de género tienen derecho a denunciar y pueden hacerlo ante la Policía, sea local, nacional o autonómica, la Guardia Civil, los juzgados o la Fiscalía. Las víctimas de violencia de género no tienen que pagar tasas judiciales y pueden contar con un abogado de oficio. Todos los derechos que les corresponden están recogidos en la Ley Integral de Medidas de Prevención de la Violencia de Género.

Al cierre del pasado mes de mayo, 9.974 mujeres contaban con un teléfono especial que las mantenía conectadas permanentemente con asistencia especializada, 56.440 estaban bajo supervisión de las autoridades y 15.886 contaban con protección policial frente a sus maltratadores. Además, 5.544 hombres estaban en la cárcel por maltratar a sus mujeres.

ARTÍCULO ORIGINAL EN EUROPA PRESS

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.