Violencia de género: de las palabras a la acción

febrero 17, 2016 en Artículos por No más violencia de género

Por José-Antonio Burriel

violencia de género: de las palabras a la acción

Imagen de Las Provincias. Asesinato machista más reciente.

¡Y van 11 mujeres asesinadas –porque el machismo mata- en lo que llevamos de 2016!

¿Cuántos minutos de silencio, cuántas palabras de repulsa de las autoridades, cuantos gritos pidiendo un Pacto de Estado contra la violencia de género? Y las palabras que se pronuncian se las lleva el viento a los pocos días, como las promesas de acciones urgentes… ¿Solamente se busca la foto?- Los párrafos que siguen son mis  palabras, mis propuestas hechas mil veces, pero…por lo visto apenas escuchadas y, en muchos casos, silenciadas por quienes se “arrogan” el tener la “cátedra” en temas de violencia de género. (Qué ridículo el leer a propósito del programa “Salvados” que pudo ser mejor si se hubiera consultado a tales o cuales movimientos…Qué ridículo  leer que no se acabará con el machismo mientras las mujeres no interpelen a los hombres… ¿dónde quedamos las personas que luchamos para que hombres y mujeres sean en verdad personas, es decir, respetando a todos como iguales en libertad y en dignidad y en diversidad?)

SILENCIO, COBARDÍA, IGNORANCIA

Las autoridades –Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Justicia- se aprestan con urgencia, ante un nuevo asesinato,  a decir que no existían denuncias previas o decisiones judiciales. Si con esto quieren hacer llegar a la sociedad que no se ha podido hacer nada para evitar el asesinato, vale, pero hasta cierto punto.

Ante un asesinato machista se puede, y se debe hacer más. Debe ponerse en marcha una investigación. No basta con dar por zanjado el tema cuando el asesino confiesa su crimen o las pruebas son contundentes. ¿Quiénes conocían del entorno de la asesinada –familiar, amistades, vecinos, compañeros, etc. que existía maltrato? Es posible que se conociera ese maltrato, pero no se sospechara de un acto final tan sangriento. Cuándo vamos a ser conscientes todos, la sociedad, que el machismo sigue la escalada con tal de mostrar la superioridad del hombre y el sometimiento de la mujer. ¡Los primero actos de machismo son delito y terminan, en muchas ocasiones, en muerte y sangre!Una investigación policial y judicial que debe hacer constar a quienes conocían el maltrato, que su silencio es culpable, que, de algún modo, han colaborado en el crimen.

LA EDUCACIÓN Y EL MACHISMO

Hemos de conseguir desterrar el machismo de nuestra sociedad. Ya sé que esto va a costar mucho tiempo. El machismo está enraizado –siglos de pensamiento patriarcal-machista- y no se erradica en unos años. ¿Cómo acelerar esa erradicación? ¿Cómo conseguir que muchos se unan de verdad en esa lucha por la erradicación de la lacra, que pasen de ser “espectadores” a partícipes activos en la igualdad?

¡Por supuesto con la educación desde la infancia! Pero una educación eficaz, impartida por profesionales preparados adecuadamente, que sepan lo que hacer, que pongan los medios idóneos, que se impliquen de verdad y no simplemente en hacer lo que se les dice o exige.

Una educación que es urgente para los adolescentes y los jóvenes. Inician sus relaciones afectivas y deben conocer los riesgos de una relación insana, de la posible presencia de la violencia de género. Y los adolescentes no escapan a la influencia de los estereotipos –en su familia, en su entorno, en los medios de comunicación, en la sociedad- Una educación en las relaciones afectivas que debe de ser positiva. Señalarles casi exclusivamente los delitos y leyes, y hacerlo mediante la presencia de agentes policiales, no les ayuda ni a ser responsables de sus propia vidas, ni al esfuerzo que deben poner de su parte en que el amor que ha nacido sea amor y no posesión. ¡Y existen instrumentos tecnológicos para esa ayuda, ese esfuerzo, esa responsabilidad!

(Una autoridad autonómica y asociaciones de mujeres y experta en violencia de género han abogado por la supresión de la fiesta de San Valentín, Día de los Enamorados, por aquello de la presencia de los mitos del amor romántico, mitos procedentes del pensamiento machista. Totalmente de acuerdo en la perversidad de los mitos del amor romántico, unos mitos especialmente presentes en los más jóvenes ¿Desacuerdo? Valoremos el verdadero amor y pulvericemos la falacia de los mitos. Aprovechemos la fiesta para educar y la educación no consiste en suprimir o en borrar, sino en enseñar y valorar. Pero… ¡basta ya de negatividad, no lo considero eficaz! Además… ¡son muchos los enamorados que han entendido lo que es en verdad el amor!)

http://www.educandoenigualdad.com/antiguaweb/spip.php?article492 y http://campusrelatoras.com/claves-para-desmitificar-el-amor-romantico-y-olvidarse-de-princesas-y-principes-azules/

UNA CAMPAÑA EFICAZ

img_496519

Es posible que se pueda convencer a muchos del machismo invisible. Es posible que se pueda convencer a muchos de la lucha por erradicar en sus vidas ese machismo invisible. Y es posible, así lo entiendo yo, porque ese machismo no es “sangriento” –todavía no ha matado aunque lleve camino de ello.

Y esa educación –o cambio en las conductas- puede llevar a muchos a pasar de ser “espectadores” del machismo a agentes de su erradicación, a ayuda para las mujeres que sufren maltrato.

Y para ello dos cuestiones:

  • Acercar las campañas a los movimientos vecinales, es decir, “a la calle”
  • Facilitar unos medios para consultar qué hacer o advertir de lo que pasa, y la Policía Local puede ser clave en esta cuestión. 

PROFESIONALIDAD

La exigencia de la profesionalidad en todos aquellos que tratan directamente la violencia de género es clave y esencial. Deben estar bien formados –no es suficiente con unas pocas horas de formación, ni con una leve preocupación por el tema.

  • En las Comisarias o Puestos de la Guardia Civil debe atender siempre a las víctimas de violencia de género un agente debidamente formado. Si para ello son precisos más medios personales, pónganse.
  • En los Servicios Sociales –Autonomías o Ayuntamientos- quienes están al frente deben ser profesionales como “la copa de un pino”.
  • Ya va siendo hora de que el personal sanitario se implique realmente en la prevención y detección de la violencia de género. Pónganse los medios necesarios para que en los Centro de Atención Sanitario exista, al menos, un profesional que se encargue del tema.
  • Y atención a las acciones de las asociaciones de mujeres. También para sus acciones -y consiguientes subvenciones- debe exigirse profesionalidad

Punto y pelota, como dicen los más jóvenes. De las palabras a la acción, de las promesas a la realidad. Por cierto, no sostengo –sería presunción por mi parte, que tenga toda la razón en lo que digo y escribo. Sí sostengo que al no existir “monopolio u oligopolio- en estos temas, se puedan valorar las propuestas.Unas palabras de Marta, gran amiga y luchadora infatigable contra la violencia machista: Cuando una ya no le quedan fuarxas, otros tienen que actuar. ¡Estas  son mis fuerzas, que acompañan tus fuerzas!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.