Violencia de género y adolescentes

agosto 9, 2013 en Artículos por No más violencia de género

por Miguel Lorente Acosta, ex-delegado del Gobierno para la violencia de género, escritor y médico forense

 

joven adolescente violenciaPodría parecer mentira, o una historieta en lugar de una historia, o algo lejano o irreal, como si la realidad nada tuviera que ver con los dibujos que aparecen en el cómic (Pillada Por Ti), ni los personajes con las personas que caminan a nuestro lado, que cogen el metro o el autobús al mismo tiempo que lo hacemos nosotros y nosotras. Pero os aseguro que la historia de Olivia y Martín es verdad y que sus personajes no vienen de otro mundo ni son producto de la imaginación. Los protagonistas pueden ser cualquiera de los chicos y de las chicas con los que os encontráis habitualmente en el patio o en las aulas, en la calle o en un centro comercial. Gente conocida, chicas que se quedan pilladas por chicos que al principio son muy simpáticos, pero que después se creen dueños de ellas, que consideran que son suyas, algo que les pertenece… y dejan de ser simpáticos para volverse violentos.

En un estudio que se ha hecho desde el Ministerio de Igualdad con chavales y chavalas adolescentes de toda España se ha comprobado que, aproximadamente, 1 de cada 10 chicas refiere haber vivido situaciones de maltrato por parte de los chicos con los que salían, y que un poco más, 1,3 de cada 10 chicos, reconocen haberlo ejercido sobre sus parejas. Como veis no es tan raro y está más cerca de lo que pensáis. Quizás pensáis que exagero y os preguntéis qué han hecho esos chicos para que concluyamos que han maltratado. Os lo cuento, según explican ellos mismos, por ejemplo, les han pegado, les han hecho sentir miedo, las han insultado o ridiculizado, o les han hecho creer que no valían nada.

También han difundido imágenes suyas o mensajes (sms) por el móvil o por Internet para ofenderlas o humillarlas… entre otras cosas. Como podéis comprobar no se trata de ninguna “chiquillada”, todo lo contrario, son auténticas agresiones que forman parte de la violencia que sufren las mujeres, también las más jóvenes.

Por eso es muy importante que conozcáis esta violencia y saber que se presenta envuelta por la normalidad y por lo común, como si fuera algo propio de las relaciones de pareja, o al menos, de algunas relaciones de pareja, lo cual hace que en lugar de ser rechazada sea justificada. Además está muy extendida como habéis comprobado, recordad, ¡prácticamente un 10% de los chicas y de los chicos refieren haberla sufrido y ejercido en alguna ocasión!, y ocurre en cualquier lugar, no penséis en ambientes de pobreza, conflictos, consumo de alcohol y drogas,… cualquier chico la puede ejercer si decide hacerlo, todo depende de su voluntad.

Y si esto es así, ¿os habéis preguntado por qué hay tantos chicos que la ejercen en cualquier lugar? Esa es una buena reflexión. Si una misma conducta aparece en circunstancias muy diferentes quiere decir que tiene que haber algo común a todas ellas, algo que no tiene que ver con si la familia gana más o menos dinero, si tiene más o menos cultura, si vive en un barrio o en otro,… si fuera producto de unas determinadas circunstancias aparecería ligada a ellas. Pero no lo hace, la violencia contra las mujeres supera todo tipo de barreras y espacios, trasciende situaciones y ambientes para presentarse en cualquier pareja si así lo deciden los agresores. Todos tienen las mismas referencias culturales, y cuando hablo de cultura no me refiero a la manifestación cultural en forma de creación artística, de literatura, pintura, música,… sino a los valores que la cultura nos da para organizar nuestra convivencia en la sociedad y a las funciones y papeles que nos asigna como parte de esas referencias para que seamos “hombres hechos y derechos” y “mujeres de verdad”. Unos valores que nos dicen cosas diferentes a chicos y a chicas, y que permiten que algunos de ellos entiendan que deben controlar a “su chica” como parte del compromiso de la relación de pareja, para así no quedar en mal lugar y que no crean que son unos calzonazos o que ella los engaña con otros amigos. Y que les indican a las chicas que cuando “su chico” se pone serio o les dice que no hablen con otros amigos o amigas, o que se cambie de ropa… lo hacen por amor, porque es celoso y los celos son amor.

Y efectivamente, lo hacen por amor, pero por amor propio, por egoísmo y por creerse dueños de ella. Por entender que son ellos quienes pueden establecer límites y criterios de manera que la relación se adapte a lo que una cultura construida por hombres entiende que debe ser la relación de pareja. De este modo se forma el engaño, y tras de él se ocultan las manifestaciones más graves de la desigualdad, entre ellas la violencia y la discriminación de las mujeres, la misma que dice “esas no son horas para una chica” o “ese no es sitio para una mujer”.

Donde hay amor no puede haber violencia, y todo lo que sea imponer, limitar, controlar,… la iniciativa de una chica es violencia porque la obliga a someterse a los dictados de un chico, y por que da entrada a que actúe de forma más violenta por medio de la agresión para corregir lo que él considera que no es adecuado, o por entender que ha sido ella con su conducta la que ha atacado su posición como hombre.

No se quiere más por aguantar estas conductas, ni se es más hombre por ejercerlas, la condición humana se articula sobre el respeto a los Derechos Humanos. Si os encontráis en situaciones como las que describe la historia del cómic o conocéis que se produce en vuestro entorno, no os quedéis con la duda, la duda siempre atrapa a quien sufre la violencia y refuerza al que la ejerce, pues lo único  que hace es prolongar el tiempo y las circunstancias que lo acompañan. Preguntad, hablad del tema, llamar al 016, pedir ayuda y darla vosotros, entregarla vosotras como lo hace el grupo de Olivia. Tenemos que hacer una sociedad mejor y eso significa que en ella no puede haber violencia y que debemos ponernos en acción, nadie puede faltar a esa cita.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.