Violencia machista: implicacion de la sociedad

agosto 9, 2016 en Artículos por No más violencia de género

Por Jose-Antonio Burriel

Demonstrators hold posters against gender violence during a demonstration against domestic violence outside the Health Ministry in Madrid on November 7, 2015. Twenty-five women and eight children (girls and boys) have been killed since the start of the year at the hands of a male family member, according to the Spanish department of health. AFP PHOTO / CURTO DE LA TORREConseguir la implicación de la sociedad, de todos sus miembros, en la erradicación de la violencia machista es tarea prioritaria. Porque luchar contra la violencia machista no es solamente cosa de las instituciones y autoridades publicas, o de las Fuerzas o Cuerpos de Seguridad o de los Jueces y Fiscales –“la judicialización” de la lucha contra la violencia machista ha contribuido, y mucho, a la poca implicación de los ciudadanos-…¡es cosa de todos y de cada uno de los que componemos la sociedad!

Cuando los ciudadanos oyen hablar de violencia de genero o violencia machista, lo relacionan con los asesinatos de mujeres. Cuando se les habla de violencia de genero o violencia machista lo relacionan –en muchas ocasiones- con desafortunadas declaraciones de un “famoso” o meteduras de pata en las televisiones. O con acciones machistas “a lo bruto”.

Me explico, y creo que en este punto esta el núcleo sobre el que hay que trabajar para la erradicación de la violencia de genero. La Ley  de Medidas de Protección contra la violencia de Género dice en su articulo 1: “La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”.

Es decir, estamos ante una manifestación del machismo, ese pensamiento que defiende la superioridad del hombre sobre la mujer. Un pensamiento –patriarcal machista- que se desgrana en múltiples y variadas manifestaciones: mantenimiento de la desigualdad de la mujer respecto al hombre –salarios, vida publica, etc.-, discriminación y…violencia de todo tipo. El machismo en si mismo considerado es violencia, porque violencia es la desigualdad mantenida e impuesta; porque violencia es la discriminación.

Pero son muchos los hombres que únicamente entienden el machismo cuando hay violencia física o violencia psicológica evidente y traumática. De ahí que tiendan a rechazar públicamente la violencia machista cuando se manifiesta con asesinatos, lesiones, actos violentos y llamativo. Y no se sienten ”machistas” en otras ocasiones, en acciones  que consideran normales; por ejemplo, humillaciones, desprecios, malos tratos verbales, etc.

Y por pensar de tal modo –y aceptar como normal y no como delito el desprecio, la humillación, la discriminación, etc. (algunos hablan de micromachismos, pero el micromachismo es machismo a fin de cuentas)- no se involucran en las acciones para la erradicación del delito. Y conviene nunca olvidar que el machismo ”extremo”, por decirlo de algún modo, es el “ultimo escalón” del ejercicio del pensamiento patriarcal-machista. Aunque algunos machistas se salten escalones intermedios por diversos motivos o causas.

Con todo esto quiero decir: debemos reconocer los actos machistas –o micromachismos- de nuestra conducta ordinaria. Debemos reconocerlo y ayudar a otros que lo reconozcan. Y, desde esa posición de la verdad de nuestros actos, implicarnos en la erradicación de la violencia de genero, de la violencia machista en la sociedad –denunciar, recriminar acciones, apoyar la la mujer victima, etc.

Si conseguimos entre todos un clima general de rechazo de cualquier manifestación machista –aunque reconozcamos que también en nosotros existe o puede existir el machismo- habremos dado un paso importante en el establecimiento de una sociedad verdaderamente democrática, y sn libertad, igualdad y justicia no lo será.

Y conseguiremos algo más. Conseguiremos que de modo efectivos las autoridades e instituciones publicas se ocupen de la erradicación de la violencia de genero no solo de palabras, sin con hechos y acciones sostenidos en el tiempo y no temporalmente- elecciones o tras hechos sangrientos y graves-.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.