Voces tras los datos: adolescentes y violencia de género

julio 5, 2016 en Artículos por No más violencia de género

Interesante estudio de Carmen Ruiz Repullo, profesora de Sociologia de la Universidad de Granada y experta en temas de violencia de genero.

Un estudio dedicado  a profundizar en la violencia de genero y los adolescentes. Un estudio que ayudará a comprender mejor un tema que preocupa. Este estudio ha sido publicado por el Instituto Andaluz de la Mujer (Junta de andalucia)

VOCES TRAS LOS DATOS

Una mirada cualitativa a la violencia de género en adolescentes // Carmen Ruiz Repullo

Voces-tras-los-datos-1

ÍNDICE

1. JUSTIFICACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

2. CONTEXTUALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.1. Algunas cifras de violencia de género en jóvenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.2. Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de
Violencia de Género en Andalucía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

3. MARCO TEÓRICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1. La violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1.1. Conceptualización de la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
3.1.2. Tipología de la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
3.1.3. Mitos y neomitos sobre la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
3.2. ¿Tenemos lo que educamos? La socialización desigual de género . . . . . . . . . . . . . 36
3.3. Los modelos de masculinidad en la adolescencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
3.4. Procesos de atracción-elección en la adolescencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
3.5. El amor como construcción social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
3.5.1. Los mitos del amor romántico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
3.6. Los espacios virtuales como espacios para la violencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60

4. MARCO METODOLÓGICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.1. Marco hipotético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.2. Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.3. La mirada cualitativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
4.3.1. Las entrevistas en profundidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
4.4. Diseño de la muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

5. RESULTADOS DE LAS CHICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
5.1. Dedicación de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
5.2. Las relaciones de noviazgo en la adolescencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
5.2.1. La socialización del amor romántico a través de los medios de
comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
5.2.2. Los comienzos: estrategias de conquista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
5.2.3. Los mitos del amor romántico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
5.3. La escalera-cíclica de la violencia de género en chicas adolescentes . . . . . . . . . . . 85
5.3.1. El control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
5.3.2. Aislamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
5.3.3. El sentimiento de culpa y el chantaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
5.3.4. Las desvalorizaciones, humillaciones e insultos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
5.3.5. Las peleas, amenazas e intimidación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
5.3.6. La violencia física . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
5.3.7. La violencia sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
5.4. Las rupturas en la relación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
5.5. Consecuencias en la vida de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
5.6. ¿Enredadas con el amor? La violencia de género a través de la red . . . . . . . . . . . 117
5.6.1. Caer en las redes: la conquista cibernética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
5.6.2. Los espacios virtuales bajo control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
5.6.3. Ciberdelitos de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
5.7. La vivencia de la denuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
5.7.1. La no denuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
5.7.2. La denuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
5.7.3. La orden de alejamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
5.7.4. La vivencia del juicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
5.8. El perfil de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
5.8.1. La dedicación de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
5.8.2. Los modelos de masculinidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
5.8.2.1. El machista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
5.8.3. Conductas de riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
5.8.4. La violencia de género en sus relaciones anteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140

5.8.5. El entorno familiar de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142

5.8.6. La violencia de los chicos hacia la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
5.9. El papel de la familia de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
5.9.1. Entornos familiares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
5.9.2. La relación con la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
5.10. El papel de las amistades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
5.11. El papel del centro educativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
5.12. El Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas
de Violencia de Género en Andalucía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
5.13. Sus explicaciones y aprendizajes: la experiencia de la violencia de género . . . . . . . 157

6. RESULTADOS DE LOS CHICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
6.1. La construcción de la masculinidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
6.2. La relación con la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
6.3. Sus relaciones de pareja: los celos como muestra de amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
6.4. La violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
6.4.1. La violencia psicológica: el control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
6.4.2. La violencia física . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
6.4.3. La violencia sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
6.4.4. Denuncias por violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
6.4.5. Posturas ante la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180

7. REFLEXIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
7.1. La “historia de Pepa y Pepe” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
7.2. La necesidad de detectar los primeros signos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
7.3. La violencia sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
7.4. Los mitos del amor romántico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
7.5. La influencia de los medios de comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
7.6. Los modelos de masculinidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
7.7. Centros educativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
7.8. Perfil de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
7.9. Perfil de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

7.10. Contextos familiares de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
7.11. Contextos familiares de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
7.12. El papel de los juzgados de menores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
7.13. El papel de las redes sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
7.14. El papel de las amistades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

8. RECOMENDACIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
8.1. Trabajo de prevención, sensibilización y detección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
8.1.1. Trabajo con las familias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
8.1.2. Trabajo con el profesorado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
8.1.3. Trabajo con el alumnado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
8.1.4. Trabajo comunitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
8.2. Trabajo de intervención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
8.2.1. Trabajo con chicas que han sufrido violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . 202
8.2.2. Trabajo con chicos que han ejercido violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . 204

9. BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205

Por si no lo habías hecho aún, descarga aquí el informe completo:

VOCES TRAS LOS DATOS

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.