Inicio Artículos La protección de los menores y la violencia de género

La protección de los menores y la violencia de género

12 minuto leer
0
0
38

Jose-Antonio Burriel

El tema es de actualidad. El tema está presente en las redes sociales. Y es un tema importante: los menores, los hijos de las víctimas de violencia de género, son también víctimas directas de esa violencia. Y son muchas las cuestiones que se entrelazan: régimen de visitas, ejercicio de las relaciones parentales, atención psicológica, etc. Estas líneas tienen una finalidad: la reflexión. Conseguir lo mejor para la protección y atención de las menores víctimas de violencia de genero exige esfuerzos para que las medidas sean pertinentes y eficaces. Pero los esfuerzos necesarios precisan de la reflexión precisa: no por alzar la voz, no por estar presentes en las redes sociales un día y otro se van a conseguir los objetivos.

Vayan por delante unas cuantas reflexiones:

  • El menor es una persona. Por tanto, un ser libre, que “no es propiedad de nadie”. El menor es una persona que necesita cuidados especiales hasta alcanzar la madurez, una edad que suelen fijas las leyes de cada país.
  • No es, por consiguiente, el menor “propiedad del padre o de la madre”. Con otras palabras, el menor “no es una cosa u objeto” propiedad de nadie, ni siquiera del padre o de la madre, aunque a los progenitores les corresponde el deber de la educación y de los cuidados materiales en tanto no puede valerse por sí mismo.

Y un recordatorio del Código Civil Español

  • La responsabilidad parental es el conjunto de deberes y derechos que corresponden a los progenitores sobre la persona y bienes del hijo, para su protección, desarrollo y formación integral mientras sea menor de edad y no se haya emancipado. (Código Civil, art. 638) Debe advertirse: no se habla de patria potestad, sino de relaciones parentales.
  • La responsabilidad parental se rige por los siguientes principios:

a) el interés superior del niño;

b) la autonomía progresiva del hijo conforme a sus características psicofísicas, aptitudes y desarrollo. A mayor autonomía, disminuye la representación de los progenitores en el ejercicio de los derechos de los hijos;

c) el derecho del niño a ser oído y a que su opinión sea tenida en cuenta según su edad y grado de madurez. (código Civil. Art 639)

  • Modalidades del cuidado personal compartido. El cuidado personal compartido puede ser alternado o indistinto. En el cuidado alternado, el hijo pasa períodos de tiempo con cada uno de los progenitores, según la organización y posibilidades de la familia. En el indistinto, el hijo reside de manera principal en el domicilio de uno de los progenitores, pero ambos comparten las decisiones y se distribuyen de modo equitativo las labores atinentes a su cuidado. (Código Civil. Art. 650)
  • A pedido de uno o ambos progenitores o de oficio, el juez debe otorgar, como primera alternativa, el cuidado compartido del hijo con la modalidad indistinta, excepto que no sea posible o resulte perjudicial para el hijo. (Código Civil. Art. 651)

Algunas medidas para la protección de las menores propuestas en el futuro Pacto de Estado

  • Diseñar un Plan de acompañamiento y asesoramiento de la víctima (acompañamiento judicial personalizado), implicando a las diferentes Administraciones, que contemple la asistencia de la víctima y sus hijos e hijas con carácter previo a la interposición de la denuncia y durante el procedimiento, y que irá acompañado de medidas de formación obligatoria especializada a todos los y las agentes implicados.
  • Incluir a los hijos e hijas en las valoraciones policiales de riesgo de las víctimas.
  • Realizar estudios sobre la situación de los menores (custodia, régimen de visitas, relaciones con el padre maltratador…).
  • Adoptar las medidas que no permitan que la custodia compartida en ningún caso se imponga en casos de violencia de género en los supuestos previstos en el artículo 92.7 del Código Civil, y que no pueda adoptarse, ni siquiera provisionalmente, si está en curso un procedimiento penal por violencia de género y existe orden de protección.
  • Establecer el carácter imperativo de la suspensión del régimen de visitas en todos los casos en los que el menor hubiera presenciado, sufrido o convivido con manifestaciones de violencia, sin perjuicio de adoptar medidas para impulsar la aplicación de los artículos 65 y 66 de la LO 1/2004.
  • Prohibir las visitas de los menores al padre en prisión condenado por violencia de género.
  • Desvincular la intervención psicológica con menores expuestos a violencia de género del ejercicio de la patria potestad; en consecuencia, modificar el artículo 156 del Código Civil para que la atención y asistencia psicológica quede fuera del catálogo de actos que requieren una decisión común en el ejercicio de la patria potestad, cuando exista sentencia firme o hubiera una causa penal en curso por malos tratos o abusos sexuales.
  • Mejorar la formación específica de los operadores jurídicos, de cara a la atención de menores.
  • Promover la puesta en marcha de Puntos de Encuentro Familiar exclusivos y especializados para la atención a los casos de violencia de género y en su defecto elaborar y aplicar protocolos específicos.
  • Estudiar las modificaciones legislativas necesarias para otorgar protección a las víctimas que se hallen incursas en situaciones de sustracción internacional de menores, cuyo origen sea una situación de violencia de género.

A propósito de estas medidas propuestas 

  • Subrayo: esencial la formación de los operadores jurídicos. Desgraciadamente esa ausencia de formación provoca grandes problemas
  • En algunas de las medidas se habla de reformas legislativas. Conviene urgir esas reformas para no dilatar en el tiempo la puesta en marcha de las medidas que se proponen.
  • Y por supuesto: el interés superior del menor debe prevalecer por encima de cualquier otra consideración, tanto en las reformas legislativas, como en la aplicación de las medidas.
  • CONCLUYO: sin prisas, pero sin pausas; sin algaradas, pero con decisión firme. Y aunque parezca que no viene a cuento: las leyes y las medidas no van con el hombre que es padre, sino contra el hombre maltratador que es padre.
  • Y CONCLUYO: Si se ve que es conveniente reformar una ley, se insta, pero mientras tanto se cumple la ley.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Premios Compromiso de Clece: dedicados a los esfuerzos contra la violencia de género

Una inmensa alegría por los premios COMPROMISO de Clece: este año dedicados al compromiso …