Inicio Artículos Las cosas claras, especialidad, especialización y especialistas

Las cosas claras, especialidad, especialización y especialistas

8 minuto leer
0
0
889

Artículo publicado en Confilegal por Susana Gisbert, fiscal en la Audiencia Provincial de Valencia.

Como siempre Susana Gisbert entra en el fondo de un tema importante en la lucha contra la violencia de genero: la especialización de los órganos judiciales en lo que se refiere a la violencia de genero.

Destacaría de lo escrito por Susana Gisbert:

  • Las leyes jurisdiccionales existentes son las que son; y a pesar de buenas palabras y propósitos, las reformas siguen a la espera.
  • Por insistir en el articulo: Son necesarios los Juzgados de lo Penal especializados, también una sección de las Audiencias Provinciales.
  • Y un punto muy importante: la especialización no puede suscribirse a un conocimiento mas profundo de los aspectos jurídicos. Es preciso, como señala Susana Gisbert, un conocimiento, también profundo, de la perspectiva de genero, de las características psicológicas en la violencia de genero, etc. Es decir, aspectos jurídicos y aspectos psicológicos y sociológicos.

Jose-Antonio Burriel.


Las cosas claras: Especialidad, especialización y especialistas.

Soy consciente de que voy a abordar un tema espinoso. Aunque no entiendo muy bien por qué, pero así es. No hay más que asomarse a las redes sociales, mentar el tema –particularmente si de género se trata- y sentir cómo togadas y togados se ponen a la defensiva, mientras que desde otras partes se vienen demasiado arriba con las críticas.

Pero entre el blanco y el negro hay una amplia gama de grises, y ahí es donde me gustaría llegar, aún a riesgo de herir susceptibilidades.

Aunque nada más lejos de mi propósito, que no es otro que aclarar algunas cosas para poder seguir avanzando.

Veremos si lo consigo.

Como decía, hablar de especialización en la judicatura, al igual que en la carrera fiscal, es un tema espinoso.

Y -y ahí va la primer aclaración- no por culpa nuestra, sino por culpa de quienes han diseñado un sistema que se va remodelando a brochazos, y de quienes tienen a la Justicia permanentemente a dieta de inversiones y medios materiales.

Nuestra Ley Orgánica del Poder Judicial, al igual que el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, estaban organizados según una base sencilla, heredera de las leyes procesales decimonónicas, algunas de las cuales -como la ley de enjuicimiento criminal- siguen en vigor.

Según su esquema, la jurisdicción pivotaba sobre dos pilares, el Derecho Civil y el Derecho Penal, y a eso respondían la mayoría de juzgados y tribunales de toda España, aunque con alguna excepción, como la materia de menores o la social, herederas de los anteriores tribunales tutelares de menores y magistraturas de trabajo.

Así pues, la planta judicial, tal conforme se pensó, estaba creada mayoritariamente por Juzgados de primera instancia y de instrucción –juntos o por separado- y los respectivos órganos de enjuiciamiento, en el caso penal, a los que se añadían los órganos superiores, que resuelven los recursos.

Pero los tiempos cambian, y las necesidades también, y a la Justicia le toca adaptarse, aunque, como siempre, sea despacio y a contratiempo.

Aparecen realidades nuevas y otras a las que hay que dar brío. Así se resetean las especialidades de Menores, Social y Contencioso como tales, con una oposición propia a la que se accede después de pertenecer ya a la carrera judicial o fiscal.

Y ahí empieza el lío, porque en estos órganos hay plazas de especialistas, a cubrir por quienes han superado esa segunda oposición, plazas para las que se valora la experiencia en órganos de esa naturaleza, y otras que, en defecto de las anteriores, son cubiertas por quienes no están en uno u otro caso, obligándoles en este supuesto a realizar un cursillo de “reciclaje” para empezar a ejercer dicha jurisdicción.

No contentos con ello, se crean también los Juzgados de lo Mercantil, como una rama desgajada del civil –de hecho, las apelaciones de estos juzgados se resuelven en salas civiles-, que siguen el mismo régimen de cohabitación de magistrados especialistas por oposición, especialistas sin oposición pero con experiencia y resto del mundo judicial.

Enlace al artículo completo en CONFILEGAL

A continuación, enlaces a cada una de las secciones del artículo, de nuevo en CONFILEGAL:

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

Acreditación de la condición de víctima: Real Decreto (y II)

REAL DECRETO-LEY DE MEDIDAS URGENTES PARA EL DESARROLLO DEL PACTO DE ESTADO CONTRA LA VIOL…