Acariciar con el alma

junio 15, 2015 en Artículos, Opinión por No más violencia de género

apapachar-nomasvgPor José Antonio Burriel

Me lo ha enviado Narciso Navarro, terapeuta, antiguo alumno mío, un verdadero chaman y gran amigo. Y como me ha gustado mucho y viene “al pelo” a las líneas que, a continuación, serán escritas, lo he elegido como imagen y como introducción: porque las mujeres víctimas de violencia de genero deben ser el primer objetivo de los esfuerzo en la erradicación de la violencia de género en nuestra sociedad; porque las mujeres víctimas de violencia de genero deben ser tratadas con empatía, con dedicación, con profesionalidad, con…verdadero sentimiento, ¡acariciadas con el alma! Y sin embargo…

Hace unos días, y en el debate posterior a la proyección del cortometraje “María” en el Muy Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Valencia” una persona experta –y no solo por sus estudios y titulaciones, sino también por su experiencia diaria en el trato con las mujeres víctimas de violencia, afirmo -con energía y conocimiento sobrado- que el agresor, la condena del agresor, se había convertido en el principal objetivo de las leyes existentes, que la victimas había pasado de ser el objetivo primario, a un elemento más y, a veces, secundario, de las acciones contra la violencia de genero.

Una afirmación que apuntalo con más observaciones. Por ejemplo, que se ponía suma atención en  la denuncia de la mujer, y que, sin embargo, no se apoyaba psicológica y socialmente a la mujer para que esta se decidiese finalmente a denunciar. Como lo he dicho repetidamente, y también propuesto en un proyecto europeo, lo reitero ahora: hay que procurar las atenciones previstas por las leyes –jurídicas, psicológicas, sociales y hasta económicas- a las mujeres víctimas de violencia de género aun antes de estampar su firma en la denuncia. Que las víctimas –así lo afirmo y la fiscal presente en el acto apoyo con energía- debían ser tratadas con empatía, una empatía fundamentada en el cariño y en una auténtica especialización, no producto de un papelin que justificara su presencia en unas jornadas o en un cursito de chicha y nabo.

“Nihil novum sub sole”. Nada nuevo porque la finalidad esencial –y reconocida en las normas- es la recuperación integral de las mujeres víctimas de violencia de género. ¡Nada de superviviente, mujeres nuevamente mujeres individualmente y socialmente! Si la Constitución señala como finalidad esencial de la pena la reinserción social del condenado, lo que me parece bien, es un derecho esencial –así lo exige la Justicia- la recuperación integral de las mujeres, su reinserción total en la sociedad. Algo que no se consigue con un taller de unos días, una llamada telefónica de vez en cuando, o…Si uno profundiza en los efectos de la violencia de genero sobre la mujer –y los que atienden a las víctimas deben ser auténticos especialistas-, sabe bien que las consecuencias del maltrato son profundas, que sus heridas necesitan una atención constante- Y. dicho sea con el debido respeto- pero eso no parece importarle a la Justicia, a los jueces, a los fiscales, a los operadores jurídicos. ¿Para cuándo juzgados de lo Penal especializados en la violencia de género? ¿Para cuándo secciones de la Audiencia Provincias especializadas en los recursos de los procesos de violencia de género?

Estoy cansado de leer las cifras de denuncias, de sentencias, de retiradas de denuncias: ¡quiero leer cifras de mujeres plenamente recuperadas! Estoy cansado de leer debates sobre la declaración de la mujer víctimas de violencia de género, sobre los cambios en la ley procesal para que la mujer víctima no se acoja al derecho a no declarar. Y estoy cansado porque todos esos debates se fundamentan en el desconocimiento del trauma psicológico que ha producido el maltrato en la mujer.

Estamos a tiempo de poner a la mujer víctima de violencia de género en la cima de preocupación de la Justicia, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de los Servicios sociales autonómicos y municipales. ¡La mujer víctima no puede ser una cruz que rellena una casilla de estadísticas, ni…de coña!  Y mientras no se “apapache” a le mujer, mientras no se le acaricie con el alma, mientras no ocupe el primer lugar de atención de las instituciones no estaremos haciendo las cosas mal, estaremos… ¡siendo injustos!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.