Aguas revueltas en la violencia de genero

agosto 8, 2014 en Opinión por No más violencia de género

 por José Antonio Burriel, presidente de la Asociación NO Más Violencia de Género “José Antonio Burriel”

si te pega no te quiere misoginia machismo violencia contra mujer

“Las aguas” de la violencia de genero bajan revueltas y turbulentas. Es un decir, y lo es porque no se como expresar con exactitud algunas cosas de las que están ocurriendo.

Los asesinatos machistas  salpican con su sangre a la sociedad de modo continuo. En lo que llevamos de año 32 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas. ¡Terriblemente lamentable! ¿Como es posible que los hombres de nuestra sociedad no sean conscientes de la gravedad del maltrato, que no son “dueños y señores” de la vida de sus mujeres? Y las campañas de sensibilización por parte del Gobierno son constantes. Dentro de unos días anuncios en los carritos que transportan el correo urbano y en las televisiones de los trenes de alta velocidad. Y ahí esta la campaña de las farmacias. Pero el machista mira hacia lado…

Y quizás mira hacia otro lado porque todavía no siente sobre sus carnes la repulsa y el rechazo del entorno en el que vive. Alguno dirá: si piensa matar, lo hará. Y yo me digo: si ante un insulto o un menosprecio hacia la pareja se  la ha dicho en la cara que eso es una actitud machista, ¿no es posible que se le ayude a reflexionar, y no es posible que sienta que la sociedad le rechaza? Pero… ¿acaso la sociedad no rechaza al machista?

De boquilla, sin duda. Pero… ¿de verdad? Porque es frecuente –“las aguas bajan revueltas”- que se oiga: algo abra hecho la mujer, se siente presionado psicológicamente, etc.… ¿Saben eso como se llama? Se llama justificación del asesinato, tal como suena.

Y llegan “los agitadores de las aguas”. Porque es frecuente, incluso con presencia en los medios de comunicación, que los “machistas” –yo les sigo llamando así, aun cuando algunos prefieran hablar de posmachistas por aquello de que se presentan con visos de verosimilitud sus seudorazonamientos- traten de “colar”: el maltrato psicológico de la mujer, las denuncias falsas, los falsos testimonios, la retirada de las denuncias, etc. ¡Y cuela! Ya pueden subrayar las autoridades judiciales los porcentajes mínimos de denuncias falsas, o que no se confunda la absolución con una denuncia falsa –es posible la absolución porque las pruebas presentadas no hayan sido totalmente convincentes, por  ejemplo-… ¡la mentira se abre camino, entre otras cosas porque los posmachistas o machistas –tanto monta…- se sienten de eso modo como “victimas” de la perversidad de la mujer!

Y La mujer maltratada esconde de sus miedos entre sus lágrimas: le cuesta dar el paso hacia la salida, que es la denuncia. Son variadas las razones por las que las mujeres no se deciden a denunciar. Señalare una de ellas a veces olvidada en los comentarios: la mujer piensa que la denuncia no va a ser entendida por su entorno social; la mujer piensa que ese paso al frente que es la denuncia, la va a convertir de victima en “agresora”, de humillada y ofendida y maltratada en “culpable” del castigo al único responsable que es el maltratador y agresor.

En fin, hay que seguir en el proceso de sensibilización de la sociedad, en la llamada de atención: todos somos de algún modo responsables de los actos machistas. Y hay que seguir, y hacerlo con energía, no permitiendo que los machistas, disfrazados de “lagarteranas o de posmachistas” sigan responsabilizando a las mujeres de los actos ignominiosas de los hombres.

Artículo publicado también en la revista digital Ojos de Hipatia.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.