Apretemos las clavijas al machismo, por José A. Burriel

Abril 7, 2017 en Opinión por No más violencia de género

  • Una sociedad anestesiada

  • Educación ciudadana

  • La campaña del acoso a los adolescentes

  • Un “paraguas” para los adolescentes

AFP PHOTO / CURTO DE LA TORRE.

Una sociedad anestesiada

Hace unos días el mazazo de un triple asesinato machista (la mujer y los hijos) sacudió la conciencia de los ciudadanos y las redes sociales se llenaron de gritos, repulsas y peticiones de que se tome en serio la erradicación de la violencia de género. Apenas unos escasos días después el silencio. ¿Esta anestesiada la sociedad?

Un poco anestesiada si lo está. Entre otras razones porque se deja en manos de las instituciones públicas y las asociaciones la toma de decisiones y las acciones. ¿Los ciudadanos? Alguna presencia en los minutos de silencio y poco más. ¿No hablamos de una sociedad patriarcal machista que lo inunda todo? Ese es el quid de la cuestión. Me explicaré.

  • Se identifica el machismo con el asesinato o la paliza brutal, pero no con lo que se ha dado en llamar micromachismos, machismo a fin de cuentas.
  • Y se identifica la lucha para erradicar el machismo con nuevas leyes, mejor protección, etc.
  • Y en la conducta diaria –parejas, familias, convivencia- todo sigue igual.
  • Es decir, se sigue viviendo bajo “la cultura machista”.
  • Sí, se lee algun que otro reportaje o se visionan spots publicitarios y nada más.
  • El machismo permanece arraigado en la cotidianeidad de las conductas.

Esto sucede a grandes rasgos en la sociedad, en la vida diaria. ¿Como cambiar el rumbo, por decirlo de algún modo?

Educación ciudadana

O lo que es lo mismo, educación que llegue a todos los ciudadanos y en todos los niveles. Y no me voy a referir a la educación a impartir en los centros educativos, sino a la educación de “los peatones”, es decir de todos los ciudadanos de todos los niveles. Una educación con las siguientes características:

  • No es suficiente con las campañas institucionales, aunque estas deben llegar a todos los lugares y no solo a los edificios institucionales.
  • Una educación que sensibilice a los ciudadanos sobre la existencia del machismo en sus conductas.
  • Solamente de ese modo se conseguirá que los ciudadanos se muestren activos en la erradicación del machismo, comenzando por erradicarlo de sus vidas.
  • Una educación-sensibilización que señale las características del machismo en sus vidas. Una sensibilización-educación que se centre en los indicadores más frecuentes y que los ciudadanos consideran  como algo normal. Insistir en los indicadores  más graves  puede no ser percibido como algo que “viven”.
  • Y si pensamos en folletos o dípticos, estos deben ser breves y escuetos, y estar al alcance de todos en los lugares más frecuentados.
  • Y atención: una sensibilización-educación dirigida a todos, hombres y mujeres.
  • Una sensibilización educación en la que participen las asociaciones y que aparezca en las redes sociales. Está bien mostrar la repulsa al machismo y pedir actuaciones urgentes. Pero sería muy eficaz ser mas positivos, es decir, “formar y educar”.

La campaña del acoso a los adolescentes

El Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales acaba de lanzar una campaña dirigida a los adolescentes llamada «Diez formas de violencia de género digital» que se podrá ver en Twitter, Facebook o Instagram y que muestran de forma didáctica aquellas acciones que, a priori, parecen «normales» y que en realidad encubren la lacra de la violencia de género. ¡Buena y oportuna campaña! ¿Algo semejante para otros niveles de edad?

Un “Paraguas” para los adolescentes

Aplaudo lo dicho por Mario Garcés, secretario de Estado de Asuntos Sociales, en ABC:

  • ¿Qué medidas se van a adoptar para combatir ese micromachismo entre los jóvenes? “Se han hecho campañas de sensibilización para evidenciar a los jóvenes que esas conductas son machistas, porque muchos no conciben que lo son. Hay estereotipos literarios, roles cinematográficos que no benefician en nada el desarrollo efectivo de la igualdad hombre-mujer. Por ejemplo, que un joven quiera controlar a su novia a través del móvil, mediante el envío de fotos, acotarle su perímetro de relaciones sociales y decirle cómo debe vestir es dominación, no es amor. Y las jóvenes también deben reconocer esas conductas como de dominación”
  • Pero… ¿en qué se traduce ese discurso, se limitarán anuncios en TV, tal vez? “Queremos relanzar el Observatorio de la Mujer, que nació con el objetivo de contrarrestar cualquier tipo de imagen y comportamiento que fuera envilecedor de la imagen y posición de la mujer. No tenemos que consentir que a las niñas en Carnaval se les provea de vestidos donde se las está hipersexualizado, a los 3 años están para tener un desarrollo e infancia normales. Tenemos que evitar campañas con una imagen hipersexualizada de la mujer y evitar comportamientos incluso de algunos políticos insultando y menospreciando a las mujeres”.
  • Y a propósito de estas palabras, “un paraguas” para los adolescentes
    • En mis muchísimas intervenciones en centros docentes he escuchado a los adolescentes: creemos en la igualdad, nos gustaría vivir correctamente la relación afectiva, pero las canciones machistas, los videos machistas, muchos programas televisivos, etc. nos “bombardean” y nos presentan una imagen del hombre y de la mujer que “imitamos” casi sin querer.
    • Y tengo delante de mi dos “manifiestos” –dentro de unos días los colgaré en esta web- en la que los adolescentes piden la ayuda de las autoridades para que anuncios, canciones y programas no distorsionen la imagen de la mujer, para que no les inculquen los estereotipos machistas.
    • Es decir, que se les apoye para que la lucha por la igualdad y su rechazo a la violencia de genero no sea dificultada por elementos externos.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.