Contarlo y apoyar la salida

abril 5, 2016 en Opinión por No más violencia de género

Jose-Antonio Burriel

1416922788_351450_1416923825_noticia_fotograma

“Hay salida” afirma la campaña más conocida del Gobierno ante el maltrato a las mujeres. ¡Claro que hay salida!, pero…. ¡hay que asegurar la salida!, Como afirma una experta de una asociación de mujeres: la salida no puede ser como arrojarse desde un balcón sin un colchón abajo. Por ello me gusta mucho más el otro lema: “Cuéntalo” que, aunque dirigido a las jóvenes y adolescentes, bien puede aplicarse a toda mujer que sufre maltrato.

En nuestra página ya se reprodujo, y no hace mucho tiempo, un estudio de las razones por las que una mujer no denunciaba: sensación de falta de seguridad, temor a la victimización secundaria, falta de recursos económicos para atender a los hijos, etc.(ver http://observatorioviolencia.org/presentacion-estudio-sobre-la-inhibicion-a-denunciar-de-las-victimas-de-la-violencia-de-genero/)

El Comité de Expertos del Observatorio de Violencia de Género y violencia domestica del CGPJ ha incidido en uno de esos puntos: la seguridad y la protección. “La libertad vigilada se debe aplicar al estilo anglosajón, como se hace en Reino Unido, es decir, en el lapso de tiempo que transcurre inmediatamente después de que la mujer interponga una denuncia, hasta que haya sentencia, y aunque no la haya. Antes de la sentencia es cuando se multiplica el riesgo de maltrato, advierten los expertos del Observatorio, que preside Ángeles Carmona”

Todos los expertos del Observatorio se muestran partidarios de aplicar la medida de libertad vigilada no sólo a quienes salen de prisión, sino como complemento a la orden de protección o alejamiento y siempre tras el conocimiento de la víctima. Considera que sería una forma de reforzar tanto su protección como su sensación de seguridad. «La orden de protección o alejamiento se puede cumplir o incumplir» pero si lleva aparejada la libertad del presunto agresor «el sistema quedaría mucho más reforzado» porque «el supuesto maltratador tendría vigilancia policial», con controles y entrevistas, desde que se adopta la medida de protección, «impidiendo crímenes y dando más tranquilidad a la víctima».

Otros puntos a tener en cuenta. Expertas en violencia de género cuestionan la eficacia de las campañas exclusivamente dirigidas a instar a las víctimas a denunciar y consideran un “error absoluto” que la formalización de esa denuncia sea requisito imprescindible para acceder a las ayudas que contempla la Ley Integral, porque “no se puede forzar a denunciar cuando la seguridad no está garantizada” y tampoco hacerlo cuando la mujer no está “preparada” para afrontar “un calvario judicial”. La atención psicológica a la mujer víctima de maltrato es esencial. Y esa atención se precisa desde los primeros momentos, desde el momento en que  la mujer cuenta su situación de víctima. Solamente fortaleciendo a la mujer esta seguirá adelante en el proceso, solamente atendiendo psicológicamente a la mujer vera como factible que “hay salida”, que puede recuperar su vida.

¿Qué ocurre cuando la mujer, si denuncia, se queda sin recursos suficientes para atender a sus hijos? ¿Tiene que esperar a la sentencia para acceder a las ayudas económicas o a que se le facilite un empleo? Y mientras esas ayudas llegan, ¿de que comen los hijos? Por supuesto que habrá que controlar todas las situaciones, de acuerdo. Pero nada de introducir la “falsedad de que la mujer denuncia para obtener beneficios económica”, una falacia que hace daño.

Otro ejemplo. Muchas mujeres no dan el paso de denuncia porque piensan que no van a ser creídas. Pongamos al frente de las Comisarios y Puestos de la Guardia Civil y Servicios municipales especializados en la atención a la mujer personal debidamente formados

“Hay salida”. Sí, pero la mujer maltratada debe saber que las ayudas van a ser ciertas y en el tiempo oportuno. Aplíquese realmente la Ley, y si hay que reformarla, refórmese. No podemos seguir sensibilizando a la mujer para que dé un paso hacia la salida, y que se encuentre con que se “tire desde el balcón” y debajo no haya “colchón”, ayudas claras y concretas con las que inicie una vida hacia la normalidad, hacia la dignidad y libertad que les corresponde.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.