El tamaño importa, por Silvia Oñate.

septiembre 29, 2015 en Artículos, Opinión por No más violencia de género

niño-playa-Nilufer Demir-el-confidencial

Las conmociones individuales importan menos que las globales. El que una imagen rompa muchos o pocos corazones, jalone muchas o pocas conciencias condiciona la realidad. Tanto que pareciera que el hecho en si mismo es menos relevante que el número de impactos que ese hecho provoca .

El cuánto como verdad, como tangible. El tamaño importa.

El tamaño sigue siendo la medida básica de referencia incluso si hablamos de indignación, de dolor, de desesperanza. Por eso la conmoción adquiere un relieve mediático mayor cuando es global, generalizada, cuando suma muchas cifras, cuando la presión de muchos insufla su dosis de valor numérico, referencial.

El mismo día de la foto de Aylan en la arena, muchos y muchas empezamos a decir individualmente que aquello dolía demasiado y cada uno lo hicimos con nuestras palabras. Con su inmediatez y viralidad las redes sociales recogieron estas voces y las juntaron, surgieron hastags comunes como #‎YosoyRefugiado e hicieron esa labor de etiquetar que siempre ayuda a hacer conjunto y sumar, a unificar.

Luego se añadieron blogs, textos, artículos de opinión porque la palabra, como instrumento, como consuelo, suele salir presta al socorro, al auxilio de cualquier desesperanza extrema. A veces la palabra también se pone a cruzar fronteras porque es una manera de no quedarse quieto frente al horror, al igual que ponerse a andar cuando atrás ya no queda ni aire, es la única manera de huir para salvarse. La palabra es el ultimo conjuro al igual que moverse es el último refugio de la desolación.

Y así en movimiento el mismo día y al día siguiente, dibujantes e ilustradores de todo el mundo se sumaron con sus imágenes y viñetas críticas al cómputo de denuncia, de crítica , de reflexión, de toma de posición frente a ese pequeño en la playa al que le arrebataron todos sus castillos de arena. Le arrebataron el calor de una cuna, el calor de unos brazos, el calor de un hogar, el calor de la paz.

Durante un día entero, el universo comunicativo se hizo eco de la foto y del colapso humanitario que refleja con dramatismo y crueldad extrema. Artículos de opinión, voces, palabras e imágenes llenaron los espacios y tiempos de este ecosistema mediático. A todos, todas, gracias por sumar.

Pero ya han pasado algunos días y hoy, la estructura mediática que organiza la actualidad y la define vuelve la mirada a otros temas y asuntos, se diversifica. La conmoción pierde voces, pierde impactos, suma menos, se disuelve la fuerza del conjunto. En los próximos días La imagen que nos jalonó empezará a ser un tema más, no el que más.

Son las reglas, es la inercia, así funciona.

Y de nuevo volveremos a las cifras: A ti cuántos pequeños que huyen te caben al calor de tu frontera? Si el cuánto es la forma básica que tenemos de organizar soluciones, por favor seamos generosos. Es una súplica que ojalá sepa multiplicarse y hacerse global. De nuevo, el tamaño importa.

Comentario de Jose-Antonio Burriel

Lo colgué en el muro de Facebook de “Asociacion Nomas Violencia de Genero ela 4 de setiembre: ¡Conmoción mundial por las fotos del niño ahogado a la orilla del mar! Buscaba la vida y la libertad y encontró la muerte. “Cuando la pena nos alcanza por un hermano perdido, cuando el adiós dolorido busca en la Fe su esperanza. En Tu palabra confiamos con la certeza que Tú ya le has devuelto la vida, ya le has llevado a la luz”

¿Tendremos que publicar la foto de una mujer muerta por su pareja asesina? ¿Tendremos que hacerlo para que todos, cada uno de nosotros, asumamos la responsabilidad de “borrar” de nuestra sociedad la violencia machista?

Porque delegar la responsabilidad en las autoridades, mientras cada uno de nosotros se limita a encender una vela, portar una pancarta o guardar unos minutos de silencio, es mirar hacia otro lado, sacudir el polvo de nuestros zapatos y culpar a otros.

¡Rompamos la soledad de las mujeres victima con nuestras manos tendidas! ¡Pidamos ayuda para quien necesita ayuda! ¡Todos somos responsables, de algún modo, del machismo existente en nuestra sociedad! ¡Todos deberíamos llevar en nuestros brazos la imagen trágica y sangrante de un niño muerto que buscaba la vida, la dignidad y la libertad”

Me ratifico en lo dicho: si para conmover la conciencia social hay que publicar esta foto: ¡hagámoslo! Y estoy con Silvia Oñate: ¡El tamaño importa! Y importa mucho más cuando las personas que componemos la sociedad están deshumanizados, con pérdida llamativa de valores.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.