En el día de los enamorados: ¡Estoy con vosotros!

febrero 13, 2015 en Artículos, Opinión por No más violencia de género

Jose-Antonio Burriel

Para todos aquellos que aman y desean hacerlo. En especial para los adolescentes que inician sus relaciones afectivas

violencia-de-genero“No os diré: no lloréis; porque no todas las lágrimas son malas”. Esto se lee en “El señor de los anillos”. Y esto dijo Tagore: “Si lloras por no haber visto el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”. ¿Por qué comienzo así mi artículo sobre el Día de los Enamorados? Porque es lo que siento en mi interior. Y no es un sentimiento negativo: el amor, que es sentimiento enriquecedor del ser humano, lleva consigo esfuerzo, entrega, y, a veces, errores, desencantos. Estar enamorados es en-amor-darse. Y es posible que en algunos momentos no “nos demos” o no “nos den”. Y ahí…¡las lágrimas! Unas lágrimas que pueden limpiar, que pueden enderezar el camino; unas lágrimas que expresan la hondura de nuestro amor, de nuestra relación afectiva. ¡Y la violencia machista –ejercitada o permitida- puede hacer surgir las lágrimas.

Y llegados a este punto, me surge de la memoria –enraizada en mi corazón- unas palabras, escuchadas hace mucho tiempo en una canción, pero nunca olvidadas: Escondida rosa, yo siento tu olor hermoso, que el corazón me aquieta, cuando se hace cuesta arriba el camino. Y cuando el camino se empina o se ha costoso, del olor hermoso que desprende la rosa otras palabras cantadas en notas musicales. También la tengo siempre presentes, aunque mi duro oído no me permita ni siquiera tararearlas. Pero como están presentes en mi caminar por la vida, me ayudan en el vivir y en el pensar. Y si me ayudan a mí, ¿por qué no pueden ayudar a los demás para quienes escribo estas líneas en el Día de los Enamorados, un día que ojala fuera todos los días de la vida?

La paloma que en sus alas/lleva la señal del plomo/que la hirió/cuenta al aire su tristeza/y su dolor./Y en susurro tembloroso/ le devuelve el suave viento/la ilusión/de sentir el tierno yugo/de un amor que haga olvidarle/ que en sus alas/lleva el plomo que la hirió/ (Jota de “Nobleza Baturra”)

Nos pueden herir muchas cosas. Pero el amor verdadero nos hará olvidarlas. Y las olvidaremos por que las cosas que nos hirieron son espinas de las rosas, y, por consiguiente, se olvidan y hacen más fuerte el amor verdadero; o son significativas de que no existía amor verdadero, sino posesión, y entonces no solo hay que olvidarlas, sino desterrarlas de nuestras vidas.

Y con las palabras musicales en el hondón de mi corazón y a flor de piel en el pensamiento surgen otras palabras; son palabras poéticas que, casi todos los días, recito musitando para mí

Quisiera que tú me entendieras a mí sin palabras. / Sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente. /Que tú me entendieras a mí sin palabras/ como entiendo yo a la mar o a la brisa enredada/ en un álamo verde. (José Hierro)

ojo-llorandoPorque para hablar de amor y de libertad, de dignidad y entrega no son necesarias las palabras, es suficiente con mirarse frente a frente, ver el brillo de los ojos, para comprobar que buscamos lo mismo; ser mejores, al menos intentarlo, y amar entregado nuestros valores, y sin pedir nada a cambio, y…¡respetando la libertad del otro para que también reciba libremente.

Qué alegría, vivir /sintiéndose vivido./ Rendirse/ a la gran certidumbre, oscuramente,/ de que otro ser, fuera de mí, muy lejos,/ me está viviendo./ Que hay otro ser por el que miro el mundo! porque me está queriendo con sus ojos./ Que hay otra voz con la que digo cosas/ no sospechadas por mi gran silencio;/y es que también me quiere con su voz/(Pedro Salinas)

Y en el camino del amor podemos encontrarnos. Unos amando verdaderamente, no poseyendo. Otros –me gustaría ser yo- ayudando a tu amor: para que las piedras del camino no te hagan caer, para que, si caes, te levantes, para que, conservando tu libertad, ames. Quisiera –por querer ayudarte, que supieras…¡que hay otros ojos y otra voz que te quiere para que quieras!

Y la figura del Quijote acude a mi memoria, esta vez en la letra de “Sueño Imposible. (El hombre de la Mancha)”

Soñar el sueño imposible, / alcanzar la estrella inalcanzable. / Ésta es mi búsqueda:/Luchar por lo correcto, / sin duda o pausa. / Y sé que solamente habré acertado/ cuando mi corazón yazca en paz y en calma/ cuando me eche a descansar. / Y el mundo será mejor porque/ un hombre, despreciado y cubierto de cicatrices, / aún se esforzó con su último ápice de coraje/ en alcanzar la estrella inalcanzable.

Alcanzar la estrella de la dignidad y libertad de todos. Alcanzar la estrella de borrar de la sociedad la violencia de género. Y no es un sueño imposible porque son muchos los que se esfuerzan por conseguirlo, yo entre ellos. ¡Y en el Día de los Enamorados renuevo mi coraje!

Concluyo, quizás me estoy haciendo demasiado pesado. Pero estoy diciendo las cosas, también mis verdades e ideales, a mi manera. Y concluyo –no podía ser de otro modo, con palabras de otros, también palabras poéticas.

hernandez_miguel“A las aladas almas de las rosas/de almendro de nata te requiero; / que tenemos que hablar de muchas cosas, /compañero del alma, compañero” (Miguel Hernández), Hablar de amor verdadero, de libertad y dignidad. Y hacerlo porque “dejo mi amor la orilla/y en la corriente canta, / no quedo en la ribera/ pues su amor es el agua” (Bartolomé Lloréns) ¡Dejemos atrás egoísmos y temores, erradiquemos la violencia de genero de la sociedad y en nuestras vidas!

Felicidades en el Día de los Enamorados a todos aquéllos que estén enamorados verdaderamente, a todos aquéllos que sigan buscando el amor que enriquece, a todos aquéllos que quieren volver a vivir un amor que quizás no entendieron. Para todos ellos esta estrofa del himno del Liverpool: “Mantén la cabeza bien alta y no te preocupes de la oscuridad, al final de la tormenta hay un cielo dorado…Y jamás caminarás solo, nunca caminarás solo”. ¡Muchos caminarán contigo, yo entre ellos!

Ángel Luis González dijo: “Yo comprendo: he vivido/ un año más, y eso es muy duro. / ¡Mover el corazón todos los días/ casi cien veces por minuto!/ Para vivir un año es necesario/morirse muchas veces mucho.” Pero valen la pena los latidos del corazón, en morirse muchas veces mucho, si dejamos un mundo mejor para los que nos siguen en nuestro camino.

¡Feliz Día de los enamorados!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.