La fiscalía incluye la muerte de un perro como parte del maltrato a una mujer

junio 17, 2015 en Noticias, Opinión por No más violencia de género

Lo leí en el periódico. Y me gusto. Y lo colgué en mi muro de Facebook. Y llovieron los mensajes y el seguimiento. Y la explicación es obvia: la calificación fiscal implica un conocimiento profundo de la violencia de género., algo no frecuente en algunas calificaciones fiscales,  tampoco frecuente en las sentencias judiciales. Sin embargo… ¡la ley es clara y tajante! Pero parece que los organismos judiciales no quieren enterarse de la violencia de género habitual, tampoco de la violencia psicológica. ¡Enhorabuena a esta califiacion fiscal!

                                                   Jose-Antonio Burriel

ALICANTE 13/08/2010 .- REPORTAJE DE ANIMALES MALTRATADOS EN EL ALBERGUE DE ANIMALES   / FOTO: CARLOS RODRIGUEZ

ALICANTE 13/08/2010 .- REPORTAJE DE ANIMALES MALTRATADOS EN EL ALBERGUE DE ANIMALES / FOTO: CARLOS RODRIGUEZ

El acusado, que se enfrenta a cuatro años de prisión, lanzó el cachorro de su pareja contra el suelo y el animal falleció de una hemorragia

  1. RALLO | VALENCIA 15 junio 2015 LAS PROVINCIAS

Un hombre, S. G. B., se enfrenta a más de cuatro años de prisión por un caso de violencia de género. Por desgracia, en la actualidad, este hecho no destacaría por su excepcionalidad. El fenómeno del maltrato a las mujeres se encuentra tan extendido que resulta difícil sorprenderse. No obstante, existe un dato en la calificación de la fiscalía, que demuestra la crueldad y las mil formas que idean los agresores para atacar a su pareja. El acusado mató al perro de la joven con la intención de causarle un daño psíquico.

El ministerio público solicita siete meses de prisión por el maltrato animal. Pero, además, utiliza este ilícito para acusarle también de un delito de violencia doméstica habitual por el que pide dos años de cárcel. A esto se suman dos delitos de maltrato en el ámbito familiar (14 meses) y unas coacciones (7 meses)

La mujer sufrió un auténtico calvario al ser víctima de «constantes agresiones y humillaciones» por parte de su pareja sentimental. En diciembre de 2010, según el relato de hechos del ministerio público, la joven recibió un empujón cuando se encontraban en el domicilio de su madre. Este episodio no fue denunciado.

Unos meses más tarde, el acusado volvió a agredir a su compañera. La zarandeó fuertemente en la calle y posteriormente en el interior de un taxi. Los hechos ocurrieron en el barrio valenciano de Patraix. No requirió de asistencia médica.

Insultos desde la calle

Este tipo de actitudes persistieron. No le importaba ni la presencia de otras personas. Así, cuando la joven se encontraba en casa de una amiga, el ahora acusado la insultó desde la vía pública en repetidas ocasiones. Uno de los episodios de mayor crueldad se produjo en mayo de 2011. La víctima se encontraba bañando a un pastor alemán de su propiedad. El perro, al parecer, se quejaba al ser aseado, algo relativamente frecuente en las mascotas.

El acusado le arrebató el can de las manos y lo golpeó con fuerza contra el suelo. La brutalidad del impacto fue tal que el cachorro terminó muriendo por una hemorragia. Los gastos de la atención al perro supusieron casi 200 euros.

Cortarse las venas

No terminó ahí el sufrimiento de la joven. Ese verano, el acusado se presentó en el centro de trabajo de su pareja y amenazó con cortarse las venas delante de varias personas. Días más tarde, trató de impedir que su pareja y el padre de esta cogieran una motocicleta.

El acusado insistía en este tipo de comportamiento. Casi un año después, entre los meses de abril y julio de 2012, el procesado acudía frecuentemente a las inmediaciones del domicilio de la mujer. Allí, aguardaba durante largo tiempo en el portal de acceso a la vivienda. También se dedicaba a hacer pintadas en las zonas cercanas al inmueble. Se desconoce el contenido de estas inscripciones. Además, también contactaba insistentemente con amigos de la víctima sin su conocimiento.

Aparte de las penas de prisión, la fiscalía solicita que sea condenado a la prohibición de aproximarse a su expareja durante siete años y a la de tener armas. Del mismo modo, por el delito de maltrato animal, se reclama que se le inhabilite para realizar cualquier actividad relacionada con animales.

El ministerio público, en su escrito de calificación provisional, también pide que se indemnice a la joven con los gastos generados por la atención veterinaria al can.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.