Obligar a amar

octubre 6, 2014 en Opinión por No más violencia de género

por José Antonio Burriel, presidente de la asociación No Más Violencia de Género “José Antonio Burriel”

catálogo exposición violencia de genero juan por una vida sin maltrato día de los enamorados en san valentín

No me acuerdo donde lo he leído, ni quien lo decía. Si recuerdo que era a propósito de las acciones del machista para mantener a la mujer a su lado. La frase decía: nadie puede obligar a nadie a amar. ¡Por supuesto, el amor no es una obligación, ni  se puede imponer!

El amor es un sentimiento que surge en nuestro interior y que “inunda” nuestra conducta hacia otra persona, hacia la persona a quien se ama. ¡Y sin libertad no hay amor! ¿Obligar a amar?

Quien pretende –vana pretensión- obligar a alguien a amarle, solamente pretende una cosa: tener esclava/o de sus deseos. ¡Y una esclava no ama, tan solo obedece por temor o por necesidad!

En primer lugar, el machista desconoce lo que es amar. Porque el amor lleva consigo entrega y generosidad. Y el machista vive para su “ego”, para satisfacción de su “superioridad”, cara a los demás y cara a si mismo. El machista ni se ama a si mismo –es narcisismo, egoísmo, soberbia-, ni puede amar a una mujer. Nadie ama –en el sentido autentico del amor- a un ser que considera inferior: esclaviza, domina, instrumentaliza, cosifica.

En segundo lugar, si el machista intenta “obligar a su pareja a amarle” lo hace, entre otros, por varias razones. Porque si no le ama, siente, piensa, que es un fracasado. Piensa que no sirve para nada –su autoestima, ya de por si baja, roza la nada. Siente, piensa, que él merece ese amor porque es superior. Se conforma con la apariencia de ser amado, pero no admite, en modo alguno, que nadie le señale como “un hombre sin el amor de quien vive bajo su dependencia”. ¡No le importa el amor de su pareja, tan solo le importa que los demás piensen, y vean, que  “es amado”!

Y cuando el machista se ve rechazado –como se le puede rechazar a él…-, es capaz de cualquier cosa: de herir, de humillar, hasta de… ¡matar!

Se habla de la recuperación o reinserción del maltratador, del machista. Habría que conseguir cambiar sus parámetros de ser superior a los parámetros de la verdadera igualdad. Y pienso que clave en la posible recuperación para la sociedad de un machista esta en enseñarla a vivir la libertad, la suya y la de su pareja. ¡Solamente quien respeta la libertad, es capaz de amar y de ser correspondido en el amor!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.