Patria potestad y violencia de género

febrero 21, 2014 en Opinión por No más violencia de género

por José A. Burriel, presidente de la Asociación No Más Violencia de Género “José Antonio Burriel”

doble pensión mujer asesinada violencia de género su abogada

  • La niña participó de los mismos «ciclos de violencia» de la madre

  • Fue «sometida a un abandono emocional absoluto»

En 2011, un hombre asesinó a su esposa y tras aquel crimen de Almería quedó un paisaje conocido: la madre en el cementerio, el padre en prisión y la hija de 13 años desamparada, al cargo de una tía que acudió al rescate. En una sentencia pionera, un juzgado ha reconocido que la niña tiene que percibir una pensión de orfandad doble y no sencilla. La que le correspondió por el asesinato de la madre. Pero también la que debe corresponderle por la muerte civil del padre que cumple condena. “A los efectos prácticos», dice la resolución del Juzgado de lo Social número 3 de Almería, «es como si la menor, desde su nacimiento, sólo hubiera tenido un progenitor (la madre) que era la única que cumplía con las obligaciones que le impone la patria potestad”.

La sentencia sostiene que el INSS no ha hecho una interpretación correcta de la Ley contra la Violencia de Género, cuya disposición adicional 1ª establece la pérdida de la condición de beneficiario de la pensión de viudedad a los autores de la muerte de sus parejas o ex parejas. “A sensu contrario”, escribe el juez, “[el asesino] nunca podría tener derecho a la pensión de viudedad como consecuencia del fallecimiento de su esposa aunque lo solicitara por lo que, por una aplicación analógica de la norma, se debería haber otorgado de manera inicial la pensión de orfandad absoluta”.

Las psicólogas dijeron que la niña participó de los mismos “ciclos de violencia” de la madre, sufriendo “sumisión” y “despotismo” cuando no estaba su progenitora. La sentencia dice que fue “sometida a un abandono emocional absoluto”, que a raíz de todo “sufre un trastorno postraumático y depresión”.

No nos acabamos de enterar o no nos queremos enterar: padre –o pareja. Que maltrata a la madre de sus hijos, también maltrata a sus hijos. Y no solo con un maltrato directo hacia ellos, también con el maltrato que ejerce sobre la madre. Si para el maltratador, el hombre machista, la mujer, su esposa, la madre de sus hijos, es posesión y dominio absoluto suyo, también los hijos lo son, son suyos, cual su fueran “unas piezas de caza”, valga la expresión. Con razón la sentencia afirma; es como si solamente hubiera tenido un progenitor, porque el padre no cumplía los deberes propios de la patria potestad. Pero el maltratador entiende ese deber de patria potestad como “potestad sobre los hijos”. ¿Recuerdan a Breton? Asesina a sus hijos para hacer daño a su mujer y su madre de los hijos. Como son suyos…hace lo que le viene en gana-… ¡asesina!

La sentencia es pionera. Y lo es al reconocer lo que tantas veces de dice pero no se plasma convenientemente en las leyes –si lo hace la ley valenciana: los hijos son víctimas directas de la violencia de género de los padres, bien porque exista maltrato directo, bien porque exista maltrato sobre la madre. ¿Cómo puede querer a los hijos quien tiene a su mujer y madre como objeto de “posesión”? A ver si los jueces se enteran de una vez por todas y no conceden, con la alegría que lo hacen –alegría e insensatez e irresponsabilidad- custodias compartidas, régimen de visitas, patrias potestades a padres sentenciados y condenados por violencia de género.

Artículo publicado en la revista digital Ojos de Hipatia: http://losojosdehipatia.com.es/opinion/patria-potestad-y-violencia-de-genero/

Noticia en el diario El Mundo con vídeo integrado: http://www.elmundo.es/espana/2014/02/12/52faa695268e3e01438b4581.html

 

 

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.