Sobre la apología del machismo

mayo 13, 2014 en Opinión por No más violencia de género

por José Antonio Burriel, presidente de la Asociación No Más Violencia de Género “José Antonio Burriel”

Apología del machismo, el machismo mata, nomasvg.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha mostrado, hace unos días,  partidario de concretar “en la medida de lo posible” una figura jurídica para la apología de la violencia machista y garantizar que quien cometa ese tipo de agresión tenga un reproche penal”. En definitiva, la apología de la violencia, en cualquier de sus manifestaciones, debe ser considerada un delito específico.

Al hilo de esta consideración, unas cuantas cosas y las reflexiones.

  • Ley Integral: “la presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestaciones de la discriminación, la situaciones de desigualdad y la relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre estas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes están o hayan estado ligadas a aquellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia” (artículo 1).

Rotundamente claro. ¿Quiénes  defienden esa discriminación o desigualdad, la supremacía y poder de los hombres sobre las mujeres –vamos a llamarlo “machismo”- acaso no hacen apología de algo considerado por la Ley delito? Desde luego, su actitud, su ideología patriarcal-machista, coadyuva, coopera o justifica la violencia sobre las mujeres en las relaciones de pareja.

  • Y habría que recordar algunas cosas, que se olvidan con facilidad –o adrede- y que, si no están presentes en la consideración de la violencia de género, desdibujan el delito.

“Antes de matarla, la amenazó… ¡con matarla! Antes de eso le dio mil palizas. Eso fue antes. Mucho antes le dio un puñetazo, y antes un tortazo de nada. Antes le había amenazado con el puño y antes había golpeado la pared como si la pared fuera ella. Antes  había dado un millón de gritos, y antes la insulto delante de los niños. Pero antes pasaron más cosas. Antes le dijo: ¿Quién te crees que eres?; y antes de eso, pareces tonta, y antes ni se fijó que ella lloraba, Eso fue antes, Porque antes hubo tantas cosas… ¿Alguna vez te has preguntado en que momento un hombre deja de ser hombre?” (Son las palabras de una campaña de radio contra la violencia hacia las mujeres)

¿Por qué se ignoran tales hechos –pasos de la escalada- en la instrucción de las denuncias o querellas, en los procesos judiciales, etc.? ¡Y se olvidan!

Otra reflexión, No estamos ante una confrontación o lucha hombre-mujer, machismo-feminismo. ¡Estamos en la defensa de la igualdad de la personas, sea cual fuere su sexo! Más aun, y lo recuerda la campaña de radio: el hombre es más hombre –yo diría que en verdad hombre. Cuando es igual a la mujer, no cuando se siente superior.

  • Pero la mayoría del maltrato es leve. “No existe maltrato leve, sino momentos en el escalonamiento de la violencia. Quien opine que una discusión ni es maltrato, acierta, Quien opine que insultarse en una discusión no es maltrato, se equivoca. Quien opine que insultar es leve, o empujarse o negar o negarse el afecto, o ridiculizar de manera continua al otro son prácticas de levedad, entonces está colaborando con su dificultad el acceso social a la igualdad porque está legitimando la violencia” (Andrés Montero)

¿Por qué la violencia psicológica no merece la atención debida por parte del estamento judicial? Y a las pruebas me remito. ¿Solamente es violencia el maltrato físico? Suelo decir: un moratón desaparece con el tiempo, un puñetazo en el alma –violencia psicológica- es difícil, caso imposible de curar.

Es posible que deba aparecer con claridad en la legislación el delito de apología del machismo considerado como delito de violencia de género. Pero es preciso, necesario y urgente, que la sociedad avance en muchos aspectos que son manifestación de desigualad, de machismo a fin de cuentas. El cuerpo de la mujer como objeto de deseo sexual, como algo propio del ser femenino. La desigualdad en los salarios –no se considera la capacidad, sino el sexo-. Y tantas y tantas manifestaciones de machismo que perduran entre nosotros.

Queda mucho camino por recorrer… ¡lo recorreremos! Quedan muchas voces por alzar… ¡elevaremos el volumen de nuestros gritos!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.