Un brutal crimen machista

abril 30, 2014 en Artículos, Noticias, Opinión por No más violencia de género

violencia-de-genero_763

Estos son los hechos: Un padre asesina a su hijo de pocos meses y hiere de gravedad a su otro hijo de cinco años. Su mujer se había separado de él.  Según la policía había dejado escrita una carta anunciando su suicidio. ¡Se arrepintió! También en esa carta, y siempre según la policía, el asesino afirmaba que los mataba para evitarles el dolor. Por último, y también según la policía, presentaba síntomas de embriaguez. ¡Horrendo crimen machista!

Vayamos por parte. Afirma el filósofo Seneca: la embriaguez no crea los vicios; no hace más que ponerlos en evidencia. ¡Ya estamos buscando excusas, típico recurso de quienes no entienden nada acerca de la violencia de género, o tratan de explicar crimen  horrendo y recurren a uno de los estereotipos con lo que los machistas tratan de lavarse las manos!

También los vecinos de turno ante los micrófonos: El hombre –es decir, el asesino- era un hombre educado y elegante. ¿Cuándo se van a enterar que los maltratadores son “encantadores” fuera de su hogar, y machista insufribles en el hogar y con la mujer? Otro: si a veces escucha gritos y discusiones. ¿Lo comunico a la policía? ¡Sin la corresponsabilidad de todos y cada uno de nosotros la lacra de la violencia de género seguirá asesinando mujeres y viciando la sociedad democrática!

¿Se acuerdan de Breton, de asesino de sus dos hijos para de ese modo causar todo el dolor posible a la mujer que se había separado? Pues… ¡eso mismo! ¿Cómo puedo causar un dolor perenne a esa mujer que ha querido ser libre y digna y me ha dicho adiós? Pues… ¡asesino a sus hijos y jamás lo olvidara; no los vas a ver nunca mas! Pero son sus hijos… Permítanme un comentario: para un machista –para muchos machistas- los hijos vienen a ser “una pieza de caza”: son “suyos y nada más que suyos; y como son “suyos”, hace con ellos lo que le viene en gana, y casi siempre para hacer daño a su mujer.

 ¡Y esto va a ser así, malamente, mientras los ciudadanos, sintiéndonos responsables, no demos un golpe sobre la mesa y exijamos más medios para luchar contra la violencia de género, más especialización en los agentes sociales, más incisivas campañas de sensibilización! No me conforme con unas velas encendidas o con una manifestación silenciosa: ¡pido un golpe de timón, un grito ensordecedor para despertar la conciencia de todos!

 ¡Otro crimen machista!. Otro crimen de violencia de género: el hombre quería hacer daño a la mujer, tal cual nuevo “Breton”. Los hijos, víctimas directas de la viol…encia de género.

Escribió una carta anunciando el suicidio, pero fue un cobarde y se arrepintió. ¡No quería que sus hijos sufrieran dolor ante la separación. Típico machismo: los hijos son míos, separados de mi sufrirán. ¡Cobarde, machista, asesino!

Y que nadie olvide la sentencia de Seneca la embriaguez no crea los vicios; no hace más que ponerlos en evidencia.

¡No más lágrimas; más golpes en la mesa para atajar la violencia de género!

Jose-Antonio Burriel

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.