Violencia de Género

marzo 9, 2015 en Artículos, Opinión por No más violencia de género

Protección de los hijos, denuncias falsas, violencia psicológica, reinserción mujeres maltatadas

Todos-los-dias-son-8-marzo

Protección de los hijos, régimen de visitas

El caso de Andrea Gascón, la niña de siete años asesinada por su padre en 2003, sitúa a España en una posición muy controvertida después de que un comité internacional sentenciara que el Estado era negligente en materia de violencia de género. Es un caso histórico, pues es la primera vez se condena internacionalmente a nuestro país por dar la espalda a las mujeres maltratadas. Esta decisión fue emitida hace seis meses, pero el Gobierno ha anunciado esta semana que no cumplirá la hoja de ruta que el Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw) le propuso.

Ángela González ha batallando durante doce años por que la Justicia española reconozca que no actuó como debía y dejó desprotegida a su hija Andrea que murió asesinada a manos de su padre. Felipe Gascón nunca había ejercido violencia física contra la pequeña, pero Ángela sabía que la niña corría peligro. Los peores presagios de la madre se cumplieron durante una de las visitas de su ex marido. “Esta justicia dejó a mi hija desprotegida y la puso en manos de su asesino”, sentencia Ángela.

La Justicia española le dio la espalda, así que recurrió a la Cedaw. Este comité decidió por unanimidad que se había atentado contra los derechos humanos de madre e hija permitiendo las visitas del maltratador pese a las súplicas de ambas. No se escuchó a Andrea, que había dejado claro que no quería ver a su padre y prevaleció el estereotipo de que los niños siempre deberían ser criados por sus dos progenitores..

“El Estado no reconoce que exista un problema estructural a pesar de que se siguen dando casos como el de Ángela”, apunta la abogada Fernández. El dossier de la ONG está repleto de documentación adicional sobre el fenómeno de la concesión a hombres procesados por violencia machista de visitas a sus hijos o incluso guardas y custodias. En esa documentación se incluye un dato extraído de una investigación realizada el pasado noviembre por ELMUNDO que demuestra que, como ha recordado Woman’s Link Worldwilde, “desde 2008 han muerto asesinados 36 niños y niñas en España a manos de sus padres agresores, 20 de ellos durante las visitas”.

El 97% de los agresores con una orden de alejamiento por violencia de género obtiene un régimen de visitas con sus hijos, según los datos recabados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en los tres últimos años. A la luz de las cifras oficiales emanadas desde los Juzgados y constatadas por el CGPJ, en 2011 sólo se suspendió el 3,4% de las visitas a padres inmersos en procesos por violencia, en 2012 al 3,1% y en 2013 al 3%. En el resto de los casos, el régimen de visitas fue concedido.

  • Un padre que maltrata a la madre esta maltratando directamente a los hijos, aun cuando no ejerza violencia directa sobre ellos.
  • Los hijos contemplan el maltrato a su madre por parte de su padre. Un maltrato que es también hacia ellos
  • Y que no me vengan con el cuento de que el agresor de la madre puede al mismo tiempo querer a sus hijos.
  • El machista lo es en todo tiempo. Y para un machista los hijos son “suyos”
  • Y los jueces a su “bola”, a mantener el régimen de visitas con el padre maltratador. Defender, defienden un ejercicio de la paternidad que se ha desvirtuado, se diga lo que se diga, por la violencia sobre las madre. ¿Dónde queda el principio del interés superior del menor?

Denuncias falsas

Ya puede decir el Consejo General del Poder Judicial o la Fiscalía General del Estado que el número de denuncias falsas por violencia de género no alcanza ni el 0,5 por 100 de las presentadas. Ya pueden testimoniar los jueces de violencia sobre la mujer el número “superminimo” de denuncias falsas que tramitan sus juzgados. Ya se puede dar los datos objetivos que se quieran, que los lobbies machistas –haberlos, haylos- activan sus mecanismos en las redes sociales y…erre que erre, a lo suyo, a desvirtuar la ley integral de protección de la mujer, a acusar a estas de “aprovechateguis”, a presentarse ellos como las víctimas de la perversidad de la mujer. Y claro existen muchos ingenuos que se lo creen…

  • ¿Para cuándo se va a poner en marcha un mecanismo legal que castigue la “promoción de la falsedad de las denuncias falsas”?
  • Claro que “los promotores machistas” se aprovechan de los estereotipos vigentes en la sociedad: algo habrá hecho la mujer… la mujer se venga del hombre denunciando falsamente…etc

 

Violencia psicológica

No parece que la violencia psicológica en los procedimientos judiciales. Y muchos procedimientos son sobreseídos por falta de pruebas, por ejemplo; o ni siquiera admitidas las denuncias. ¿Condenas? Casi sobran dedos en la mano para contabilizarlas… ¿Se deja llevar la Justicia de un sentir muy arraigado en la sociedad: violencia de género es violencia física…O de aquel oro estereotipo que se oye en muchos lugares: la mujer debe sufrir, porque el amor implica sufrimiento, porque quien bien te quiere, te hará llorar…? No será así, pero da la impresión que la violencia psicológica no está en la hoja de ruta de los jueces.

  • La violencia psíquica supone un daño para la salud, en muchas ocasiones un daño irreparable, y mucho más grave que el daño físico.
  • ¿Para qué están las valoraciones integrales forenses previstas en la ley?
  • Si se constata que las pruebas son insuficientes…para eso está la investigación, el procedimiento judicial… ¿O se lavan las manos para trabajar menos? O lo que sería mucho más grave: ¿se tiene una visión superficial de la violencia de género?

Reinserción de las mujeres maltratadas

Me gustaría conocer el dato objetivo de la reinserción social y plena de las mujeres víctimas de violencia de género. Me pone de los nervios escuchar los datos que suelen ofrecer los centros oficiales o semioficiales –reciben subvención-: atienden a tantas mujeres, realizan talleres y asesoramiento, etc…Pero tengo la impresión –en muchísimos casos, la certeza- de que esos datos quedan “bonitos en un power point cara al público. ¿Cuántas mujeres se han reinsertado verdaderamente en la sociedad con la ayuda de esos centros?

  • Mientras no sea así, mientras no se logre la reinserción de las mujeres víctimas de violencia de género la ley se queda “coja”: prevención, protección, reinserción.

 

Por José Antonio Burriel, presidente de NOmasVG.

 

 

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.