Inicio Opinión Regalos reales por la igualdad y la dignidad de la mujer

Regalos reales por la igualdad y la dignidad de la mujer

10 minuto leer
0
0
855

José-Antonio Burriel

¡Sigo creyendo en los Reyes Magos! Mi carta personal ya está, desde hace días, en su poder. Esta es mi carta “pública”; es decir, mis peticiones a los Reyes Magos como presidente de “No más violencia de género”. ¡Y espero que me escuchen, pues no pido nada para mí! Les pido lo que cada día me preocupa y me ocupa: la sociedad en que vivimos y la violencia de género, la violencia sobre las mujeres por el hecho de ser mujeres.

Y comienzo. Comienzo haciendo mías -atrevimiento- las palabras del Rey en su discurso navideño. “Tenemos otras muchas preocupaciones -desde luego- pero esta noche no quiero olvidarme de las mujeres que, en un silencio tantas veces impuesto por el miedo, sufren la violencia de género”. “Una lacra inadmisible que nos hiere en nuestros sentimientos más profundos y nos avergüenza e indigna. Mantengamos la firmeza y el apoyo político para ayudar y defender a las víctimas y concienciemos a toda la sociedad contra esa violencia, criminal y cobarde, que degrada nuestra convivencia”. ¿Majestad, un “toque” al Gobierno para que ponga en marcha -y cuanto antes- el Pacto de Estado que se aprobó en el congreso de los Diputados? ¡Se lo agradecería! Porque sin las medidas previstas en ese Pacto resulta difícil eliminar de nuestra sociedad esa “lacra inadmisible”.

En estos días, en los que los amigos nos enviamos mensajes de felicidad, he recibido un mensaje muy especial, un mensaje de una persona entrañable para mí, un mensaje que me ha hecho reflexionar. Dice así: “La vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que tiene que ser vivida. Ten en cuenta que todos ven lo que aparentas pero pocos ven lo que realmente eres. El miedo viene de la mente y el valor, de tu corazón. Si realmente deseas algo inténtalo, no temas fracasar, no hay nada más hermoso que tratar de dar lo mejor de ti, la perseverancia tiene sus frutos. En esta vida nada es perfecto, por eso el lápiz tiene borrador. Siempre que crees tener algo seguro, es lo que quizá más fácil se te puede escapar de las manos, por eso debes aprender a valorar lo que tienes. La vida se encarga de enseñarte quién te amó, te ama, te amará, y quien nunca lo hizo, se lo perdió. Pero, si no aplicas la honestidad, ni siquiera la vida logrará enseñarte…” ¡Sin desperdicio!

Le pido a los Reyes Magos que nunca dejemos de vivir la realidad del maltrato a lo mujer; que no lo sintamos como un problema que hay que resolver, sino como algo nuestro, vivido, que hemos de sentir y resolver. Le pido a los Reyes Magos que no dejemos nunca de perseverar en ese afán por la igualdad y la dignidad de la mujer: ¡la perseverancia tiene sus frutos! Y perseverar con la honestidad que debe estar presente en el afán por los valores. ¡Gracias, Olga!

En estos días navideños, en los que encuentro más tiempo para leer y reflexionar, me he encontrado con estas palabras, poéticas, pero alentadoras: “Si puedes confiar en ti mismo cuando los demás dudan de tí,/pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;/si puedes esperar y no cansarte de la espera,/o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras,/o siendo odiado no dar cabida al odio,/y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduría…/Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;/si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;/si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso (desastre) / y tratar a estos dos impostores de la misma manera;/si puedes soportar el escuchar la verdad que has dicho:/tergiversada por bribones para hacer una trampa para los necios,/o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida/ y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas…/Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud /o caminar entre reyes y no cambiar tu manera de ser; si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte,/si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;/si puedes emplear el inexorable minuto/recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos/tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella, y lo que es más, serás un hombre, hijo mío”. (“Si”. Rudyard Kipling)

Me atrevo. A Melchor, Gaspar y Baltasar les pido un regalo: que sepa conservar la amistad como estrella que guía mi caminar; que siga caminando con el esfuerzo puesto en la meta de la Justicia, Igualdad y Dignidad de las mujeres. Les pido a los Magos de Oriente que busque el bien aunque me cueste; que me levante, cuando caiga; que tenga luz aun cuando a mi alrededor existan sombras. ¿Mucho pedir? Por pedir que no quede… ¡Felices Reyes Magos, con sus regalos!

Postdata

Los Reyes Magos se han adelantado a una de mis peticiones, han debido leer esta misiva en mi ordenador: El Gobierno pone en marcha el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se reunió el pasado miércoles 27 diciembre, en la Conferencia Sectorial de Igualdad con las comunidades autónomas y entidades locales para alcanzar un acuerdo sobre el texto.

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

Los adolescentes ante la violencia de género

Todas las encuestas y estudios señalan con preocupación un aumento de la violencia de géne…