Inicio Artículos ¿Por qué la violencia de género preocupa tan poco a la sociedad?

¿Por qué la violencia de género preocupa tan poco a la sociedad?

9 minuto leer
0
0
1,479

La violencia machista preocupa escasamente a la sociedad española.

La violencia contra la mujer no parece ser un motivo de peso para que la sociedad española se mentalice de la gravedad que supone que cada año se continúe matando a mujeres por esa violencia machista que no desaparece: Solo un 1,8% sitúa la violencia contra la mujer entre ellos, tal como recoge el último barómetro del CIS, del pasado mes de diciembre. La violencia machista ocupa el decimosexto lugar en el estudio sociológico de diciembre, un dato relevante sobre todo si se tiene en cuenta que no es algo circunstancial. Otros datos a tener en cuenta: ninguno de los hombres entrevistados considera la violencia de género como su principal preocupación; la mayoría de las mujeres jóvenes afirman que el problema no les afecta.

¿Qué está pasando? El Pacto de Estado contra la violencia de genero está parado: pocas medidas de las aprobadas en el Congreso se han puesto en marcha, además sin la dotación económica prometida. Pero tal cuestión no es excusa, ni la única causa de la baja estimación aparecida en el CIS. Asistimos, esa es mi opinión, a acciones diversas en la sensibilización de la ciudadanía; pocas y, también en mi opinión, no excesivamente afortunadas en su finalidad de eficacia. Es decir, campañas sin apenas acciones concretas y eficaces. Eso sin contar con una abundante presencia de las asociaciones en la redes sociales pero más tratando de estar presente que ofreciendo medios concretos de concienciación y acción.

Espacios libres de machismo.

Se ha puesto de moda esta campaña. No está mal que se recuerde a los ciudadanos que el machismo no tiene lugar en una sociedad libre y democrática. “Los espacios” están ocupados por los ciudadanos pero éstos, además de leer los carteles, deben de ser educados en la igualdad entre hombres y mujeres. Es posible que muchos de los ciudadanos sean consciente de esa igualdad, pero… deben llevarla la práctica. Y tras una educación teñida de machismo, hay que educarlos en la práctica de la igualdad. ¿Cómo? ¡Con reeducación! Con formación en los puestos de trabajo, con educación en las calles y espacios públicos, con educación honda y no superficial en los centros educativos.

Y atención… con una profunda revisión de los contenidos en las redes sociales, en los medios de comunicación escritos y televisión, en las fiestas populares. ¡Advertir e intervenir, educar y, si es preciso, sancionar! Si no se ponen en marcha acciones de igualdad en la presión que sobre la sociedad ejercen los medios de comunicación y las redes sociales… ¡esa presión asfixiará las ideas teóricas ofrecidas en la educación!

Acción policial.

¡Hay salida para la violencia de género! Y los datos nos dicen que un tanto por ciento mayoritario de las mujeres asesinados no habían denunciado. También nos dicen los datos que algunas de las mujeres asesinadas habían denunciado previamente, incluso algunas tenían orden de alejamiento. Y los datos nos dicen que muchos miles de mujeres que sufren violencia de género, guardan silencio por muchos motivos, entre otros la falta de confianza en la protección judicial y policial.

Y preparando una clase en un curso de formación, he vuelto a leer el “Protocolo de actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de coordinación con los órganos judiciales para la protección de las víctimas de violencia doméstica y de género”. Nos encontramos en el documento todo tipo de prescripciones acerca de cómo actuar para los agentes policiales. Detallar todas esas acciones seria largo. Señalaría que la situación de riesgo debe estar valorada en todo momento, por ejemplo. Y además que la valoración en sus comienzo y en cada momento debe realizarla un agente especializado. Y si vamos a los contenidos mínimos del atestado… ¡estaríamos ante una denuncia completa, útil para el poder judicial! ¿Qué se está haciendo?

Ya sé que las autoridades policiales dirán: se necesita presupuesto económico para esos agentes especializados. Y contestaré: Una mujer víctima de violencia que sea asesinada vale más que ese presupuesto económico elevado a la enésima potencia, ¿Vamos a por todas, o nos quedamos al inicio del camino?

PUNTO FINAL.

La confianza en las actuaciones policiales y judiciales hará crecer a las mujeres en su decisión de buscar la salida. La formación adecuada de los ciudadanos – policías, jueces, trabajadores, peatones, etc. permitirá, poco a poco, desterrar el machismo de comportamiento y acciones. Pacto de Estado, sí; y educación y puesta en marcha de las normas existentes y, por encima de cualquier otra cosa, protección de las víctimas y recuperación total de las mismas. ¡Toda mujer tiene derecho a vivir con igualdad, dignidad y libertad!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

Víctimas mortales sin denuncia previa (y III)

Conclusiones del estudio de 2016 “Sobre la inhibición a denunciar de las víctimas de viole…