Inicio Artículos Voces tras los datos: adolescentes y violencia de género

Voces tras los datos: adolescentes y violencia de género

7 minuto leer
0
0
4

Interesante estudio de Carmen Ruiz Repullo, profesora de Sociologia de la Universidad de Granada y experta en temas de violencia de genero.

Un estudio dedicado  a profundizar en la violencia de genero y los adolescentes. Un estudio que ayudará a comprender mejor un tema que preocupa. Este estudio ha sido publicado por el Instituto Andaluz de la Mujer (Junta de andalucia)

VOCES TRAS LOS DATOS

Una mirada cualitativa a la violencia de género en adolescentes // Carmen Ruiz Repullo

Voces-tras-los-datos-1

ÍNDICE

1. JUSTIFICACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

2. CONTEXTUALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.1. Algunas cifras de violencia de género en jóvenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.2. Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas de
Violencia de Género en Andalucía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

3. MARCO TEÓRICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1. La violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1.1. Conceptualización de la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
3.1.2. Tipología de la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
3.1.3. Mitos y neomitos sobre la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
3.2. ¿Tenemos lo que educamos? La socialización desigual de género . . . . . . . . . . . . . 36
3.3. Los modelos de masculinidad en la adolescencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
3.4. Procesos de atracción-elección en la adolescencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
3.5. El amor como construcción social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
3.5.1. Los mitos del amor romántico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
3.6. Los espacios virtuales como espacios para la violencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60

4. MARCO METODOLÓGICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.1. Marco hipotético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.2. Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.3. La mirada cualitativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
4.3.1. Las entrevistas en profundidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
4.4. Diseño de la muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

5. RESULTADOS DE LAS CHICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
5.1. Dedicación de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
5.2. Las relaciones de noviazgo en la adolescencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
5.2.1. La socialización del amor romántico a través de los medios de
comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
5.2.2. Los comienzos: estrategias de conquista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
5.2.3. Los mitos del amor romántico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
5.3. La escalera-cíclica de la violencia de género en chicas adolescentes . . . . . . . . . . . 85
5.3.1. El control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
5.3.2. Aislamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
5.3.3. El sentimiento de culpa y el chantaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
5.3.4. Las desvalorizaciones, humillaciones e insultos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
5.3.5. Las peleas, amenazas e intimidación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
5.3.6. La violencia física . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
5.3.7. La violencia sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
5.4. Las rupturas en la relación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
5.5. Consecuencias en la vida de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
5.6. ¿Enredadas con el amor? La violencia de género a través de la red . . . . . . . . . . . 117
5.6.1. Caer en las redes: la conquista cibernética . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
5.6.2. Los espacios virtuales bajo control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
5.6.3. Ciberdelitos de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
5.7. La vivencia de la denuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
5.7.1. La no denuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
5.7.2. La denuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
5.7.3. La orden de alejamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
5.7.4. La vivencia del juicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
5.8. El perfil de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
5.8.1. La dedicación de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
5.8.2. Los modelos de masculinidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
5.8.2.1. El machista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
5.8.3. Conductas de riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
5.8.4. La violencia de género en sus relaciones anteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140

5.8.5. El entorno familiar de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142

5.8.6. La violencia de los chicos hacia la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
5.9. El papel de la familia de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
5.9.1. Entornos familiares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
5.9.2. La relación con la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
5.10. El papel de las amistades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
5.11. El papel del centro educativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
5.12. El Programa de Atención Psicológica a las Mujeres Menores de Edad Víctimas
de Violencia de Género en Andalucía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
5.13. Sus explicaciones y aprendizajes: la experiencia de la violencia de género . . . . . . . 157

6. RESULTADOS DE LOS CHICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
6.1. La construcción de la masculinidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
6.2. La relación con la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
6.3. Sus relaciones de pareja: los celos como muestra de amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
6.4. La violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
6.4.1. La violencia psicológica: el control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
6.4.2. La violencia física . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
6.4.3. La violencia sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
6.4.4. Denuncias por violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
6.4.5. Posturas ante la violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180

7. REFLEXIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
7.1. La “historia de Pepa y Pepe” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
7.2. La necesidad de detectar los primeros signos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
7.3. La violencia sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
7.4. Los mitos del amor romántico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 190
7.5. La influencia de los medios de comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
7.6. Los modelos de masculinidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
7.7. Centros educativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
7.8. Perfil de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
7.9. Perfil de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

7.10. Contextos familiares de las chicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
7.11. Contextos familiares de los chicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
7.12. El papel de los juzgados de menores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
7.13. El papel de las redes sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
7.14. El papel de las amistades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

8. RECOMENDACIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
8.1. Trabajo de prevención, sensibilización y detección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
8.1.1. Trabajo con las familias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
8.1.2. Trabajo con el profesorado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
8.1.3. Trabajo con el alumnado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
8.1.4. Trabajo comunitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
8.2. Trabajo de intervención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
8.2.1. Trabajo con chicas que han sufrido violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . . 202
8.2.2. Trabajo con chicos que han ejercido violencia de género . . . . . . . . . . . . . . . 204

9. BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205

Por si no lo habías hecho aún, descarga aquí el informe completo:

VOCES TRAS LOS DATOS

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Pacto de estado sobre la violencia de genero

Pacto de Estado y no un pacto de partidos: somos los ciudadanos quienes hemos instado a nu…