Inicio Artículos En torno a las agresiones sexuales múltiples (las manadas)

En torno a las agresiones sexuales múltiples (las manadas)

17 minuto leer
0
0
424
Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" manadas-01 En torno a las agresiones sexuales múltiples (las manadas)

Artículo por José-Antonio Burriel, presidente de NOmasVG.

Estamos asistiendo, desgraciadamente, en los últimos años a un aumento de las violaciones sexuales grupales –varios hombres y una mujer; violencia e intimidación-. ¡Tema muy preocupante por lo que representa de violencia machista, de demostración de la “supremacía machista” y de la cosificación de la mujer como objeto de placer sexual y sumisión! ¿Qué está pasando?

Introducción

Voy a comenzar estas líneas sobre las  agresiones sexuales múltiples –“las manadas”- con dos reflexiones de Carmelo Hernández, psicólogo criminalista, profesor de la Universidad de Alicante, realizadas en una reciente entrevista publicada en nuestra web:

  • “Basta con entrar en internet y escribir la palabra violación para descubrir la bolsa de entropía de violencia sexual que está a disposición de cualquiera que quiera acceder a esos contenidos”.
  • “En conductas como la ‘manada’ de Alicante prevalece un pensamiento machista hiperviolento, unido a una cosificación psicopática de la mujer violada.”

Como he escrito al comienzo, la hipersexualizacion de las redes sociales y, por ende, en la sociedad, está detrás de ese aumento de las violaciones sexuales individuales y múltiples: hay que satisfacer a toda costa el  placer sexual, como si ello significara “vivir” la realidad que se nos muestra en la “burbuja de las redes sociales. Los medios de comunicación publican, día si y día también, reportajes sobre el sexo –posturas más idóneas, como obtener más placer, etc.- Y si acudimos a los programas televisivos, el sexo ocupa largos minutos a los televidentes, cual si fuera medio esencial en la vida y en las relaciones personales. Y los vídeos, y las canciones, y los mensajes y… ¿Qué se puede esperar de esa hipersexualización? Entre otras cosas,   una sexualidad fuera de su contexto, de la naturaleza de ese elemento de la vida humana: ya no importa la libertad, ni el respeto al otro, ni el consentimiento mutuo, etc. Y, desde luego, el “pensamiento machista”: el hombre impone “su patriarcado y dominio” sobre la mujer. Conviene no olvidar un hecho contrastado: los niños –desde los diez años- conocen la sexualidad a través del porno que les ofrecen las redes sociales.

Y como consecuencia la mujer deja de ser persona para convertirse en “cosa”. Tal cual “una esclava”, un ser que “ha comprado” para ser utilizado como le venga en gana. Y no me digan que en la “cosificación de la mujer” no influyen sobremanera determinados anuncios publicitarios en los que la mujer se represente como un “objeto”, bien como adorno del hombre, bien como objetivo para el placer.

Y la “hiperviolencia” en la agresión aparece por la necesidad de “obtener la cosa” a todo costa, por la satisfacción que obtiene el hombre al demostrar mediante la violencia su supremacía. No me olvido de señalar la presencia de la violencia en la realidad de la sociedad.

Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" Spain_map_geo_violencia-02-copy-1-1024x443 En torno a las agresiones sexuales múltiples (las manadas)

Los datos

¿Cuáles son los datos existentes? Sin detenerme en demasía –las cifras acongojan, por decirlo así. El portal “Geoviolencia Sexual, de Feminicidio.net” ofrece las estadísticas de los últimos cinco años, así como algunas de las conclusiones sobre esos datos de un estudio realizado por algunas universidades públicas y el Ministerio del Interior. ¿Es importante conocer esos datos? Sí, pero no buscando el morbo ni el miedo. Unos datos: en 2018 se produjeron más de cincuenta agresiones sexuales múltiples, y en lo que llevamos de 2019 ya van catorce.

En este sentido, la directora de la Agencia Comunicación y Género, Isabel Mastrodoménico, apunta al riesgo de “insensibilizar a la ciudadanía con la sobresaturación de información” y de invisibilizar otros tipos de agresiones”. ·No se trata,  de no visibilizar lo que ocurre y las violencias que sufren las mujeres, sino de elegir muy bien qué se cuenta y de qué manera. Con el periodismo digital estamos viendo que existe una competencia evidente por la audiencia y el click cuanto más rápido mejor. Es necesario pararse y pensar: ¿Hay que sacarlo ya? ¿No merece una investigación? ¿Estamos concienciando a la gente o estamos creando una capa impermeable?”.

Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" manadas-03-1024x576 En torno a las agresiones sexuales múltiples (las manadas)

Algunas reflexiones

Dicho esto, prefiero ahondar en algunas reflexiones, que nos vuelve a ofrecer e profesor Carmelo Hernandez:

  • ¿Cree que existe un cambio de comportamiento en el violador, de actuar solo a hacerlo en grupo o manada? “Son individuos que probablemente por sí solos no se atreverían a cometer la violación, pero en grupo se empoderan y retroalimentan, a través del propio sentimiento gregario de pertenencia al grupo… Ese líder prefiere la actuación grupal y el modus operandi basado en la narcotización e inmovilización de la víctima, para asegurarse, de este modo, la máxima impunidad”.
  • ¿Qué lleva a los agresores a grabar en vídeo la violación? “La satisfacción que obtienen se basa en experimentar un total control sobre la víctima y la necesidad de visualizar posteriormente la situación crítica y de compartir “su trofeo” (es decir, la grabación) con otros individuos afines…. La grabación también puede ser un medio de propiciar interpretaciones contradictorias de lo sucedido, debido al estado de postración e indefensión en la que los violadores grupales dejan a sus víctimas, como ha sucedido, lamentablemente, en el caso de “la manada” de Pamplona”
  • ¿Las violaciones guardan relación con el porno? Su consumo sigue disparado entre la población de todas las edades con la posibilidad de tener a un click vídeos no solo de violaciones, sino de comportamientos de dominio/sumisión del hombre sobre la mujer. “Parece ficción, pero es realidad. Basta con entrar en internet y escribir la palabra violación para descubrir la bolsa de entropía de violencia sexual que está a disposición de cualquiera que quiera acceder a esos contenidos. Esta cuestión está muy enraizada con la falsa creencia o estereotipo de que la masculinidad se forja y requiere para su consolidación de un cierto gradiente de agresividad y violencia instrumental en los hombres. Cine, literatura, chistes… eso que llamamos los psicólogos “el subconsciente colectivo”, están plagados de esta fuente tóxica de inocular violencia a la expresión de la sexualidad masculina”.
  • ¿Por qué ha aumentado la violencia de género entre los más jóvenes? “Las nuevas tecnologías de la comunicación están afectando las relaciones amorosas de los jóvenes. Es necesario acercar a la población adolescente elementos de análisis y cuestionamiento de los fundamentos tradicionales del amor romántico, porque se está volviendo peligrosamente a la ecuación que creíamos superada: “si no tienes celos es que no me quieres”. Las tecnologías digitales de comunicación pueden reforzar el control y el dominio, al ofrecer la posibilidad de tener una coartada perversa de renuncia a la intimidad personal a favor de una demostración de amor tóxico en sí mismo, que exige el conocimiento de las claves de acceso al mundo de relaciones sociales de la parte sometida. Esta situación, mucho más habitual de lo que se piensa, es muy peligrosa, pues abre la puerta a la indefensión aprendida, con su correlativa pérdida de la autoestima por parte de la víctima perjudicada.
  • ¿Cuándo los hombres también se rebelarán contra el patriarcado? “A nivel de conciencia social existe miopía y minimización  respecto de la expresión de la sexualidad y los papeles que se siguen asignando a hombres y mujeres. Lamentable, pero cierto y constatable: la falta de implicación es evidente y forma parte de esa doble moralidad farisea con que todavía se juzga a las víctimas y disculpa a los agresores”
  • Algunas conclusiones sobre lo expresado por Carmelo Hernandez
    • El agresor maltratador es una persona de carácter débil, con poca confianza en sí mismo. Por ello precisa ejercitar la violencia para “empoderarse”, para “afianzarse” en que está actuando correctamente
    • Si graba es para obtener una mayor satisfacción y para “presumir” de sus acciones y de ese modo obtener beneplácito de sí mismo y de los demás acerca de lo hecho.
    • La influencia del porno es notable. El porno resalta la sumisión de la mujer y el empleo de cualquier medio para el placer.
    • La escasa sensibilización de la sociedad se sustenta por una parte en el pensamiento patriarcal-machista existente en la sociedad y, por otra parte, en el temor a las posibles represalias de los agresores.
Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel"  En torno a las agresiones sexuales múltiples (las manadas)

Conclusiones

  • La educación en la sexualidad es importante en la formación desde muy jóvenes.
  • Como lo es la educación en la igualdad.
  • Hay que enseñar a los jóvenes el uso correcto de las redes sociales y de las nuevas tecnologías.
  • Las autoridades competentes deben estar atentas a los contenidos perversos en los distintos medios de comunicación y adoptar las medidas necesarias dentro de la legalidad.
  • Evitar el morbo en la información de los delitos sexuales.
  • La protección de la mujer ante las agresiones sexuales debe potenciarse.
Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

La fiscalía propone instalar cámaras en las aulas para frenar el incremento de abusos sexuales a menores

Comentarios de Jose-Antonio Burriel La Memoria del Ministerio Público de 2018 detecta una …