Inicio Artículos Entre todos y a pesar de todo

Entre todos y a pesar de todo

11 minuto leer
0
0
183

Artículo por José-Antonio Burriel, presidente de NOmasVG.

Desconozco el  motivo último de una “ciclogénesis” que ha descargado con fuerza sobre mis pensamientos. Pero la génesis de un ciclón ha provocado que las ideas dentro de mí vayan de un lado a otro, giren con vértigo ¡Y las palabras se pierden entre los vientos o son enviadas al silencio por el ciclón!

Es el momento del canto: cuando las palabras callan o son acalladas…surge el canto desde lo más hondo del ser. Lo dice la canción: “si se calla el cantor, calla la vida; si se calla el  cantor, muere de espanto la esperanza, la luz, la alegría… Que se levanten todas las banderas, cuando el cantor se plante con su grito y que mil guitarras desangren en la noche una inmortal canción al infinito”.

Y José Hierro, el poeta, viene en mi ayuda:

“Quisiera que tú me entendieras a mí sin palabras; 
sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente.
Que tú me entendieras a mí sin palabras,
como yo entiendo al mar o  a la brisa
enredada en un álamo verde”.

Y brisa se ha enredado en un álamo verde, un álamo con el que topé evitando los vientos y algo de desconcierto: el “álamo” de una canción venezolana que cantaba a Venezuela.

Una canción compuesta por Nacho y cantada por Nacho, Olga Tañón y Luis Enrique. Una canción que canta, como es lógico, a su país. Una canción que eleva a los vientos, entre otras cosas: ya casi rompo las cadenas, ya casi grito que llegó la libertad. Siento que mi alma estará llena y mi corazón también en paz. Volveré a poner mis pies sobre la carretera, caminaré a un mejor futuro… la fe nunca la debo perder… tengo que ser más fuerte,de espíritu rebelde… ¡Que vuelva la alegría! Caminar en libertad, ir por las calles así, normal…Mi mejor recuerdo de cuando niño es que la gente se trataba con cariño. Tiempos que añoro. A veces lloro pero casi siempre río de amor por mi Venezuela, por mi Patria, por mi madre, por mi escuela: “Mi Felicidad”.

Porque amo la sonrisa en rostros de las personas y el ver el cariño en el trato entre las gentes… ¡me impresionó el coraje  y pasión de los cantantes por su país, por Venezuela!

Y repasar en el silencio de nuevo la canción, los vientos se detuvieron y aparecieron dos frases grabadas pétreamente dentro de mí: el amor no es posesión, el amor es respeto a la libertad del otro; y las palabras de Neruda: podrán cortar las flores, pero no podrán detener la primera.

Como por ensalmo las turbulencias dejaron paz en mis pensamientos: la pasión y el coraje que mueven mis intenciones desde hace años: la igualdad y dignidad de las mujeres en las conductas y en los pensamientos, en las acciones y en las leyes, en lo individual y en lo colectivo, ¡No al machismo!

Y embaucado todavía por el son venezolano, busqué una canción y unas palabras para expresar el rechazo a la violencia de género, al machismo perverso.

Rayden y su “caza de pañuelos”. Y lo que no entienden es lo que es amor, el amor verdadero. Para un machista, también para una parte grande de la sociedad, la mujer es un objeto para la posesión   del hombre, para su placer sexual y de dominio. Se pueden, y se deben, poner en marcha medidas de mayor protección para las mujeres maltratadas; por ejemplo, mayor formación de todos los profesionales que intervienen en este tema –magistrados, fiscales, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Servicios Sociales, etc.-; por ejemplo, eficacia de las órdenes de alejamiento; por ejemplo, campañas más cercanas a todos los ciudadanos; por ejemplo, la perspectiva de género en la  Justicia. Y no me olvido del respeto a la dignidad de la mujer en los anuncios publicitarios.

¡Y, por supuesto, la educación! Una educación en la igualdad desde niños. Una educación exigente y eficaz en la etapa de la adolescencia, momento en el que la violencia de género está presente en sus recién iniciadas relaciones afectivas. Y,  “por arrimar el ascua a mi sardina”, ofrecer a los adultos claves sencillas para desterrar el machismo en sus conductas diarias.

Véase LOS HOMBRES DAN UN PASO AL FRENTE CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO: FIRMA.

Punto final a estas líneas surgidas de vientos que remueven emociones y sentimientos. Y, cuando serenados los vientos, surgen los puntos cardinales que enraizaban en mi interior: libertad, igualdad y dignidad. Y, como no podía ser menos después de cerca de 25 años de esfuerzos: la erradicación de la violencia de género, del supremacismo machista sobre la mujer.  Y una conclusión bien clara para mí: unidos, hombres y mujeres, mujeres y hombres, podemos conseguir esa igualdad. ¡Entre todos podemos!

Y porque me inspira continuamente les ofrezco esta canción, videoclip subtitulado en español de Álvaro Gil, cantante y compositor de la canción “Entre todos, entre iguales”, que pone voz al himno que apoya la iniciativa YgualeX; un espacio sin violencia de género.

Hasta aquí unas líneas un tanto revueltas, pero con sentido. Unas líneas poéticas, pero su canto sustituye a las palabras cuando estas se callan, la poesía es “un arma” para despertar a “los neutrales”. Así nos lo recuerda Gabriel Celaya:

“Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.
Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho”
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tragaldabas y redes sociales

Tragaldabas-inocente-ingenuo-crédulo se “traga” cualquier cosa, se la cree a pie juntillas…