Inicio Artículos ¡Estar en babia ante la violencia de género!

¡Estar en babia ante la violencia de género!

10 minuto leer
0
0
275

Artículo por José-Antonio Burriel, presidente de NOmasVG.

La expresión ‘estar en Babia’ es sinónimo de estar distraído o ausente y debe su origen a una importante comarca de la provincia de León llamada Babia. Durante la Edad Media la realeza y las clases más altas acudían a pasar sus períodos vacacionales y disfrutar de una buena cacería, debido a la abundancia de presas que por allí habitaban. Era un sitio idóneo como lugar de reposo, donde refugiarse y distraerse de los farragosos problemas en la Corte de León, por aquel entonces reino. Muchas fueron las ocasiones en las que los cortesanos necesitaban consultar al monarca algún asunto de vital importancia pero no podían ser recibidos por éste debido a que se encontraba ausente de palacio pues…¡estaba en Babia!

Esto ocurría en la Edad Media, pero el “estar en Babia” se ha sustituido en la actualidad por “estar a lo que interesa para los votos” o “para el postureo y la pose”, etc. Y bien, ahora los ciudadanos acuden a sus dirigentes y… “en Babia están ellos, los dirigentes”. A bombo y platillo el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Aprobado éste, un retazo de 26 medidas y un Real Decreto con tres o cuatro cuestiones. Y con eso que los ciudadanos estén tranquilos; ellos a lo suyo, a salir de Babia para unos minutos de silencio ante un asesinato machista y… ¡si te he visto, no me acuerdo!

Ahora la preocupación es la formación de los jueces, la especialización en violencia de género de aquellos jueces que se hagan cargo de los juzgados especializados. De un curso on-line a un curso que hay que aprobar para el puesto. Espero a comprobar el temario del curso y el profesorado… ¡atención a estar en Babia! No es suficiente conocer en profundidad toda la legislación existente en materia de violencia de género. Hay que conocer también en profundidad las causas de la victimización de la mujer y sus consecuencias; todos los problemas psíquicos y sociales que asedian a la mujer víctima de la violencia de género. ¿Comprenderán, de una vez por todas, el temor de la mujer a denunciar? ¿Estará presente la perspectiva de género en esa formación? ¿Estará presente en esa formación la certeza de un sistema patriarcal machista instalado en la sociedad y en las personas durante siglos y que su desaparición no es como “limpiar el polvo con un plumero”? Algo he escrito hace unos días y por los comentarios recibidos, muchos, poco se espera de esa especialización. ¡Y es absolutamente necesaria!


Es necesaria la especialización en violencia de género no solo de los jueces, sino de todos los profesionales que atienden a las víctimas de violencia machista

Y los ciudadanos no “están en Babia”, tampoco los expertos en el tema. Si especializamos a los jueces y no lo hacemos con los fiscales, con los funcionarios de los juzgados especializados, con los peritos judiciales, con todos aquellos que atienden a las mujeres víctimas de violencia de género… ¡en Babia! Y, por supuesto, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que atienden las denuncias de las mujeres, y no solamente quienes están en la Comisaría especializada –para cuándo en todos los partidos judiciales… ¡en todas las comisarías, cuarteles, retenes de la Policía Local!-

Y otra cosa más, aunque nada se dice de esto en la propuesta a aprobar en el Congreso. Tenemos Juzgados de Instrucción especializados en Violencia de Género, ¿para cuándo los Juzgados de lo Penal especializados? De no ser así… ¡hacer el pan con hostias! Es decir, hacer algo con un tremendo desacierto o un resultado desastroso, de manera que lo hecho deja en peor situación que el no haber hecho nada para remediar algo. Lo mismo digo en una sala especial para la violencia de género en las Audiencias Provinciales.

Y no me olvido de señalar que en esa formación especializada debe entrar el tema de los hijos. Porque los hijos son víctimas directas de la violencia de género. Porque los hijos sufren en sus vidas el maltrato de su padre hacia su madre. ¿Para cuándo poner en práctica lo resuelto en la legislación acerca de las visitas de los padres a los hijos tras ser sentenciados por un delito de violencia de género? ¡Aberración es permitir la visita de los hijos a sus padres en la cárcel!

Y puestos a hablar de los menores, no estaría de más, ni muchísimo menos, que los peritos judiciales de los juzgados de familia y de menores recibieran formación en la violencia de género.

Y para poner punto final a estas líneas: echo en falta la voz de las asociaciones de mujeres –salvo escasas excepciones- en todo este tema. ¿A qué esperan? ¿A recibir las subvenciones presupuestadas? Pues… ¡lo parece! Y tengo la impresión de que a muchos grupos feministas tan solo les interesa “la mujer” y si esta tiene hijos… ¡si te he visto no me acuerdo!

Perfil oficial de la Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel", por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

La asistencia psicológica a las víctimas de violencia de género debe ser un derecho por ley en el momento de la denuncia

Gran éxito de asistentes y relevancia de la Mesa Redonda sobre la Asistencia Psicológica a…