Inicio Sin categoría Falsedades sobre la ley de violencia de genero

Falsedades sobre la ley de violencia de genero

13 minuto leer
0
0
294
Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" falsedades-ley-violencia-de-genero-850x491 Falsedades sobre la ley de violencia de genero

Detención, orden de alejamiento, denuncias falsas, presunción de inocencia.

Uno se cansa de leer o de escuchar en tertulias de sobremesa o conversaciones en el transporte publico falsedades e interpretaciones erróneas acerca de la aplicación de la Ley de Violencia de Genero. Y no provienen solamente de “las derechas”, como dice el autor del texto que reproducimos. Provienen, asimismo, de la ignorancia de la Ley, del afán por generar confusión, de la tendencia de reproducir cualquier comentario en las redes sociales para que “se habla de uno”…

En mas de una ocasión he publicado en esta web los comentarios de expertos de prestigio, lo también los comentarios de las autoridades judiciales y oficiales. Pero la falsedad, las mentiras, el interés de mantener el pensamiento patriarcal-machista en la sociedad siguen estando presentes en las redes sociales.

Y en la lectura de las redes sociales, que realizo a diario, me he encontrado con un claro testimonio que puede contribuir a aclarar muchas cosas. Se trata de un escrito de un abogado en ejercicio…. Un escrito surgido de la experiencia del ejercicio profesional y del conocimiento jurídico de la normativa. Lo reproduzco tal cual por su claridad, profesionalidad e interés para todos.

JOSE-ANTONIO BURRIEL

PUBLICADO EN EL MURO DE FACEBOOK DE JOSE ANTONIO FIDALGO, ABOGADO ASTURIANO

Uno acaba harto de leer las mentiras de las derechas sobre la Ley de Violencia de Género. Como abogado he tenido que atender a los dos lados: a la mujer y al hombre, y os voy a contar básicamente cómo funciona esto de verdad, en la comisaría y en los juzgados.

1.- La policía nacional (o guardia civil) recibe una llamada denunciando una agresión/amenazas/lo que sea. La policía se persona en el lugar y habla con las dos partes involucradas, mujer y hombre. Si la mujer es pareja del hombre y afirma haber sido objeto de algún comportamiento encuadrado en violencia de género la policía se lleva al hombre a Comisaría para tomarle declaración, procedimiento habitual cuando se detiene a alguien en el lugar de los hechos y hay declaraciones que le señalan como responsable de un presunto delito sea el que sea.

2.- En Comisaría el detenido es llevado a los calabozos y se llama a un abogado, el que elija el detenido o el que toque de turno de oficio. Mientras tanto los agentes que acudieron al lugar y procedieron a la detención redactan un atestado de lo ocurrido. En las siguientes tres horas el abogado se personará y estará presente y participará en la declaración policial que se toma al detenido. Haya o no respondido a las preguntas el detenido es devuelto a los calabozos mientras se acuerda cita con el juzgado para tomarle declaración allí y que el juez decida sobre su puesta en libertad o no. Es habitual que entre detención, gestiones, declaraciones, etc., el detenido acabe pasando una noche en los calabozos sin importar el delito del que esté acusado sea o no de violencia de género.

3.- En el juzgado se vuelve a tomar declaración al detenido, en este caso por un juez, siendo de nuevo asistido el detenido por un abogado. Terminada la declaración el fiscal que también está presente, opina sobre su puesta en libertad y en su caso sobre si habría o no que acordar una orden de protección. El abogado del detenido también opina, igual que el abogado particular de la mujer si lo tiene (las mujeres tienen derecho a un abogado particular de justicia gratuita). En función de las opiniones, de los atestados y declaraciones policial y judicial así como del informe de valoración de riesgo de la policía, el juez decide si pone al hombre en libertad y si le impone una orden de protección ponderando la gravedad, el riesgo y las pruebas existentes. A partir de ahí en función de la complejidad y gravedad del delito el procedimiento penal puede tomar varias vías. Hasta aquí hay que decir que excepto por la orden de alejamiento y la gratuidad de abogado particular para la mujer víctima no hay ninguna diferencia entre un delito de violencia de género y cualquier otro delito.

Preguntas:

– ¿Entonces por qué dicen que basta una denuncia por violencia de género para pasarte una noche en la cárcel?

Pues porque los protocolos policiales y judiciales llevan su tiempo y es casi inevitable que una persona detenida por cualquier delito (sea el que sea y subrayo esto) acabe pasando una noche en calabozos antes que el juez tome una decisión sobre su puesta en libertad.

– ¿Es verdad que basta una denuncia para que si eres hombre te echen de casa?

No. Si se acuerda una orden de alejamiento efectivamente se obligará al hombre a no acercarse a la mujer ni al domicilio donde viva esta pero la orden de alejamiento no es consecuencia inevitable de la denuncia, sino fruto de una decisión judicial en la que se valoran los diferentes bienes jurídicos en conflicto (vida e integridad de la mujer, libertad de movimientos del hombre, menores si los hay, etc). Por mi experiencia las órdenes de protección a veces se dan y a veces no se dan pero no es una cuestión de porcentajes sino de la percepción de peligro real que considere el juez.

– ¿Es cierto que la violencia de género se da principalmente entre inmigrantes?

No es cierto. Principalmente se da entre españoles. Sí es verdad que la población inmigrante está sobrerrepresentada respecto a su porcentaje sobre el total de población en España. Evidentemente el factor cultural pesa en los delitos de violencia machista.

– ¿Es verdad que la mitad aproximadamente de las denuncias por violencia de género son falsas?

No. Las denuncias falsas son una fracción mínima de las denuncias presentadas y existen más denuncias falsas en otros tipos de delito. Aquí hay que distinguir una denuncia falsa de una denuncia que termina archivada, con una absolución o sólo parcialmente admitida. Una cosa es que una denuncia no acabe en condena y otra que sea falsa. Para que una denuncia sea falsa es necesario que el denunciante sea consciente de su falsedad. Una denuncia archivada o una absolución por falta de pruebas no es una denuncia falsa obviamente.

– ¿Es cierto que basta la palabra de la mujer para que un hombre acabe en prisión?

Tampoco. Las reglas procesales penales no cambian por encontrarnos ante un delito de violencia de género. Las pruebas se valoran por el juez y el juez decide si hay o no delito y su pena. ¿Cuáles son las pruebas? Pues testigos, informes médicos de lesiones o abusos, documentos, audios o videos…, exactamente igual que en cualquier otro delito. Si no hay nada de lo anterior y nos encontramos que es la palabra de la mujer contra la del hombre lo habitual, salvo que la declaración de la mujer tenga mucha credibilidad y muy poca la del hombre, es que el procedimiento judicial abierto acabe en nada.

Y ahora os pregunto: ¿se parece mi experiencia como abogado en casos de violencia de género a lo que venden las derechas misóginas?

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

De abusos y agresiones sexuales

Susana Gisbert escribe al respecto de la realidad y el lenguaje sobre la sentencia de la M…