Inicio Artículos La sentencia del Tribunal Supremo sobre la “manada de Pamplona”

La sentencia del Tribunal Supremo sobre la “manada de Pamplona”

14 minuto leer
0
0
246
Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" la-agredieron-hasta-10-veces-en-un-minuto-la-sentencia-de-la-manada-850x491 La sentencia del Tribunal Supremo sobre la “manada de Pamplona"

Los cinco miembros de la Manada están condenados a 15 años de prisión, 17 años en el caso del ex-guardia civil que le robó el móvil; prohibición de acercamiento a la víctima durante 20 años; a 8 años de libertad vigilada y a una indemnización conjunta y solidaria de 100.000 euros.

El Tribunal Supremo ha dado a conocer la Sentencia sobre la “Manada de Pamplona”. Ya conocíamos el fallo de la sentencia, ahora tenemos entre nosotros todo el razonamiento jurídico. Les recomiendo la lectura completa se la sentencia: sus argumentos no debemos olvidarlos –ni nosotros, ni la jurisprudencia para los demás tribunales-: estamos ante una agresión sexual –violacion con agravantes- ¡Punto y pelota para un tema que ha ocupado tiempo en las televisiones y espacio en las redes sociales!

Recogemos en este espacio algunos párrafos significativos de la sentencia y ofrecemos el enlace con el texto completo de la misma.

Jose-Antonio Burriel

BUSCARON LA SITUACIÓN SIN QUE LA VICTIMA TUVIERA CONOCIMIENTO ALGUNO

El Tribunal Supremo ha afirmado en su sentencia contra la Manada que los cinco condenados por la violación de una joven en Pamplona en julio de 2016 «buscaron expresamente la situación, sin que la víctima tuviera conocimiento alguno» de lo que iba a suceder.

Según dice la sentencia, «del relato fáctico o de los hechos probados se desprende, con total claridad, que los acusados buscaron expresamente la situación, sin que la víctima tuviera conocimiento alguno, desde el momento mismo en que conocieron que la joven estaba sola y que no encontraba a sus amigos».

NO EXISTIÓ CONSENTIMIENTO ALGUNO POR PARTE DE LA VICTIMA

“No existió consentimiento alguno por parte de la víctima, creándose una intimidación que se desprende sin género de dudas del terrible relato de hechos probados, del que deriva una obvia coerción de la voluntad de la víctima, que quedó totalmente anulada para poder actuar en defensa del bien jurídico atacado, su libertad sexual”, dice el Alto Tribunal.

“La situación descrita en el relato fáctico conlleva en sí misma un fuerte componente intimidatorio: el ataque sexual a una chica joven, tal y como era la víctima que solo contaba con 18 años de edad, y en un lugar solitario, recóndito, angosto y sin salida, al que fue conducida asida del brazo por dos de los acusados y rodeada por el resto, encontrándose la misma abordada por los procesados, y embriagada, ello sin duda le produjo un estado de intimidación, que aunque no fuera invencible, sí era eficaz para alcanzar el fin propuesto por los acusados, que paralizaron la voluntad de resistencia de la víctima, tal y como describe el relato fáctico, sin que en momento alguno existiera consentimiento por parte de la misma, y sin que sea admisible forzar el derecho hasta extremos de exigir de las víctimas actitudes heroicas que inexorablemente las conducirán a sufrir males mayores, como ha dicho esta Sala en múltiples ocasiones”, se lee en la sentencia.

Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" manadas-03-1024x576 La sentencia del Tribunal Supremo sobre la “manada de Pamplona"

TRATO HUMILLANTE

El Supremo habla también de “exceso en la intimidación ejercida” y de “trato humillante” ateniéndose al contenido de los siete vídeos que los acusados grabaron durante la agresión: “Seis vídeos de una duración de 59 segundos, más otro vídeo de 39 segundos, escaso tiempo de grabación -1 minuto y 38 segundos- en el que el relato fáctico describe un total de 10 agresiones sexuales, cuando los hechos tuvieron una duración de 15 a 20 minutos”.

EL SILENCIO DE LA VICTIMA

El Supremo da credibilidad al testimonio de la víctima y rechaza la versión de la defensa de los acusados de que “se trató de juerga” de “mutuo acuerdo entre todos los intervinientes”. “En el contexto que se describe en los hechos probados, el silencio de la víctima solo se puede interpretar como una negativa”, dice el Supremo.

El Alto Tribunal detalla en la sentencia que los cinco condenados “obraron con pleno conocimiento de que las acciones que estaban llevando a cabo atentaban contra la libertad e indemnidad sexual de la víctima, sin que en ningún momento ésta prestara su consentimiento, y sin que fuera necesaria una actitud heroica de la misma para que los acusados tuvieran conocimiento de su negativa”.

El Tribunal se basa en el relato del contenido de los vídeos que hizo el Tribunal Superior de Justicia de Navarra en los hechos probados. “Se observa a la joven agazapada, acorralada contra la pared” por dos de los procesados, y añade la sentencia de la Audiencia Provincial “y gritando”. Actitud que sin duda es contraria al supuesto consentimiento de la víctima que se alega. También los hechos probados despejan esas dudas puestas de relieve por los recurrentes, ya que difícilmente el modo en que los acusados abandonaron el portal, dejando a la víctima desnuda y sola, y sustrayendo uno de ellos su teléfono móvil, son indicativos de una ‘juerga’ pactada con ella, lo que unido al hecho de que las relaciones mantenidas, en palabras de la propia defensa fueron ‘de enorme sordidez y crudeza’, despeja cualquier tipo de duda al respecto, no solo a la Sala de instancia, sino a este Tribunal”.

Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" la-manada-retrato La sentencia del Tribunal Supremo sobre la “manada de Pamplona"

VIOLACION MULTIPLE. EL SILENCIO DE LA VICTIMA

Los magistrados consideran que lo que ocurrió la noche de San Fermín en Pamplona fue «una violación múltiple, efectuada por cinco personas, en la que todos participan como autores». La víctima, añaden, fue objeto «al menos de 10 agresiones sexuales», como ya adelantaron el pasado 21 de junio: «Agobiada, impresionada, sin capacidad de reacción, sintiendo en todo momento un intenso agobio y desasosiego que le produjo estupor, haciendo todo lo que los acusados le decían que hiciera, llegando los procesados a agredirla sexualmente hasta en 10 ocasiones en un periodo de tiempo de 1 minuto y 38 segundos, conociendo que estaba sola y embriagada». Además, apunta, a ellos resultó «indiferente» el estado en el que se encontraba «totalmente desprotegida y vulnerable». El silencio de la víctima solo puede ser interpretado como una negativa, dice el fallo de los cinco jueces.

«Todo ello implica una intensificación de la intimidación que sufrió la víctima con efectiva disminución de capacidad de respuesta, dando lugar todo ello a un aumento cualitativo de la gravedad de la situación», explica la Sala.

LA INTIMIDACION A LA VICTIMA

Respecto a la intimidación empleada en el delito de violación, subraya el Tribunal, «no ha de ser de tal grado que presente caracteres irresistibles, invencibles o de gravedad inusitada», sino que basta que sean “suficientes y eficaces” para alcanzar el fin propuesto, “paralizando o inhibiendo la voluntad de resistencia de la víctima y actuando en adecuada relación causal”. Así, reconoce, la “inutilidad” de prolongar una oposición que “podría derivarse mayores males” para la víctima.

Del «terrible relato» de hechos probados, destaca, se desprende con «claridad» que existe un error de subsunción jurídica. «No estamos ante una intimidación menor que permita aplicar la figura del prevalimiento, sino ante una intimidación grave que debe determinar la calificación jurídica de tales hechos como agresión sexual».

 EL EFECTO MEDIÁTICO DE LA SENTENCIA

Por otro lado, descarta un efecto mediático en la sentencia, ya que «no hay duda de que la causa se ha desarrollado tras un proceso con todas las garantías». Así, añade, «que el fallo finalmente haya coincidido con un cierto estado previo de opinión resulta intrascendente cuando tal conclusión aparece como resultado natural, lógico y coherente con lo sucedido en el debate en juicio».

Sentencia-Sala-Segunda-caso-La-Manada

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

Denuncia y Asesinato

Artículo por José-Antonio Burriel, presidente de NOmasVG. También en estos días de “silenc…