Inicio Artículos Violencia de género: realidad-real o realidad imaginada

Violencia de género: realidad-real o realidad imaginada

14 minuto leer
0
0
541
Asociación No Más Violencia de Género "José Antonio Burriel" violencia-de-genero-mirada-ojo Violencia de género: realidad-real o realidad imaginada

Si no nos atenemos a la realidad va ser difícil poner remedio a algunos fallos y seguir avanzando.

Artículo por José-Antonio Burriel, presidente de NOmasVG.

Nada hay que nos acerque mas a la verdad que abrir los ojos  a la realidad. Y la realidad son los datos no manipulados ni interpretados que justifican nuestras opiniones. Y la realidad es lo que vemos a nuestro alrededor, algo que no nos cuentan, sino que vivimos. Pero no nos acerquemos  a ver la realidad poniéndonos unas gafas con los cristales teñidos de un color y con forma de pera. Se dice que un mandarín chino murió de hambre al no querer comer más peras.

Hay que acercarse a la realidad dejando a un lado los “patrones de nuestro pensamiento –entiéndase ideologías, sectarismo, intereses grupales, etc. La realidad no es torticera. Está ahí, delante de nosotros para que la comprendamos y pongamos remedio a lo que consideramos va mal, o no se corresponde con “la propia realidad”, la realidad-real y no la realidad tal y como la conformamos en nuestra mente.

Y hay que acercarse a la realidad sin miedo a lo que podemos encontrar…¡Todo tiene remedio si descubrimos el error o lo enfermo! Mirar hacia otro lado, rechazar como no real el error o el enfoque que  no nos gustaría encontrar, equivale a no avanzar, a no solucionar los problemas.

Y desde un tiempo, no muy lejano, tengo la impresión que unos se empeñan en mostrar una falsa realidad acerca de la violencia  de género, y otros en negar defectos y posibles errores como si tuvieran miedo de perder lo adquirido, de retroceder en lo avanzado. Veamos algunos temas.

Hasta el 70% de las mujeres víctimas no denuncian a su agresor

ASESINATOS SIN DENUNCIA

Ninguno de los cinco asesinos -más presuntamente el de este miércoles, aún no confirmado oficialmente- que acabaron con la vida de su pareja o ex pareja en enero tenía una denuncia previa por violencia de género. Ni las víctimas, ni sus entornos, ni las fuerzas de seguridad, ni los servicios sociales presentaron denuncia contra esos hombres que acabaron matando a mujeres por violencia machista.

El discurso oficial e insistente es:  “mujer, denuncia”. Y los datos oficiales son estremecedores:  la gran mayoría no lo hace; el 70%, según el último gran estudio nacional sobre violencia de género, la Macroencuesta del Ministerio de Igualdad y el CIS en 2015.

Meses después, la Secretaría de Estado y la Delegación del Gobierno ahondaron en las “causas de la inhibición de las víctimas a denunciar”: ¿por qué no denuncian? La mayoría (45%), porque no identifica el problema, “no concede suficiente importancia a la violencia sufrida”, algo de lo que los expertos responsabilizan no a la víctima sino a una construcción social que dificulta la identificación de agresiones machistas como tal. Cuatro de cada 10 (27%), porque tiene miedo: al agresor, a no ser creídas o a perder a sus hijos. El 20%, porque siente vergüenza. Un 1% porque se ve culpable. Y un 7%, que nunca se cita, porque no quiere perjudicar a su maltratador. “Quieren evitar las repercusiones negativas de una denuncia en el estatus social y laboral del agresor”.

Hay que escuchar, comprender y creer: respetar la libertad de la mujer víctima y ofrecerle razones para que de un paso adelante.

ANTE LA NO DENUNCIA

¡Una realidad bien palpable cuando uno escucha a una mujer maltratada! ¿Qué hacer?

  • En primerísimo lugar, comprenderla y creerla
  • En segundo lugar, ayudarla a tomar una decisión, respetando siempre su libertad, pero ofreciéndole razones para que de un paso hacia adelante.

Pero no me  quedo ahí. Y no me quedo ahí, porque entre las razones para no denunciar  que señala la macroencuesta, no está presente el temor a la acción de la Justicia: doble victimización, múltiples declaraciones  y psicológico, etc.

Se está hablando de las comisarías especializadas, de la formación profesional  de quienes atienden las denuncias de las mujeres. Reconozco que se ha mejorado, pero queda mucho camino por recorrer.

Determinadas actitudes, respuestas, obstáculos que algunas mujeres han experimentado en un primer intento por denunciar,  lastran el paso a una denuncia firme. Además, esos hechos fluyen con profusión por las redes sociales y los mensajes. Puede existir exageración o estereotipos, pero también negarlo sería negar la realidad. Unos cuantos ejemplos y no son imaginación, sino  realidades:

  • No vale la pena denunciar el maltrato psicológico, le va a costar mucho probarlo, y a veces esto se le dice en las comisarias.
  • Gestos hoscos en la escucha demostrativos de no creer a la víctima.
  • Largas esperas para denunciar
  • Si no está decidida a denunciar no le podemos atender en  sus problemas psicológicos o sociales con la debida profesionalidad.
  • Y muchas más.

Ante esa realidad, soluciones ya:

  • Mayor especialización de todos los que atienden a las mujeres cuando van a denunciar
  • Lugares adecuados, en donde ha intimidad y no presencia de público.
  • Asistencia psicológica como derecho esencial de la víctima antes de la denuncia.
  • Inmediatez en la presencia del letrado
  • Eficacia patente de las medidas de protección de la mujer si fueran necesarias.
  • Reducir el número de veces que  la mujer debe declarar-

También unas campañas de sensibilización que animen a la mujer víctima de violencia de género a dar un paso firme hacia la salida, pero que no ponga por delante “la muralla” que representa la denuncia para muchísimas mujeres.

Por último, pensemos las razones que expone la macro-encuesta y pongamos en marcha campañas positivas que faciliten la denuncia teniendo en  cuenta las circunstancias que explican la no denuncia.


Tengamos en cuenta las condiciones de vida de muchos inmigrantes en España: falta de apoyo familiar, entorno social machista, desconocimiento de los apoyos existentes y donde acudir.

NACIONALIDADES

Quien afirmara que los asesinos machistas foráneos son mayoritarios o estaba mintiendo por razones xenófobas o no sabía leer. ¡Los datos son incuestionables!

  • En lo que llevamos de 2019, 6 mujeres asesinadas, cuatro españolas; las otras dos, una dominicana y otra chilena. El 66% de los agresores eran españoles
  • En 2018: 47 mujeres asesinadas; el 63% españolas, el 33% extranjeras. Agresores 61% españoles, 38% extranjeros
  • En 2017: 51 mujeres asesinadas; el 64% Españolas, el 35% extranjeras. Agresores: 66% españoles, 33% extranjeros
  • En 2016: 49 mujeres asesinadas;57% españolas, 42% extranjeras, Agresores; 65% españoles, 34% extranjeros
  • Eb 2015: 60 mujeres asesinadas; 63% españolas, 36% extranjeras. Agresores: 63% españoles, 22% extranjeros
  • He elegido las cigras desde 2015 a 2018 y los recientes asesinatos en 2019
  • Las estadísticas completas desde 2002 –con multitud de datos- pueden encontrarse en la web del Instituto de la Mujer y en la web del Observatorio de Violencia de Género y Domestica.
  • Algunos comentarios:
    • Las cifras de mujeres asesinadas extranjeras son realmente llamativas. Tengamos en cuenta las condiciones de vida de muchos inmigrantes en España: falta de apoyo familiar, entorno social machista, desconocimiento de los apoyos existentes y donde acudir cuando toman conciencia del peligro en que se encuentran.
    • El número de agresores extranjeros está en consonancia con el número de mujeres asesinadas extranjeras. También hay que tener en cuenta que la sensibilización sobre la violencia machista es mucho menor
    • En definitiva, que habrá que hacer llegar a los extranjeros una mayor sensibilización dirigida ellos es indudable. Pero la afirmación de algunos acerca de los asesinos extranjeros en el cómputo total… ¡imaginación calenturienta y  xenófoba!
Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

Carmen Ruiz Repullo: “Para evitar la violencia machista eduquemos en una masculinidad igualitaria”

En Gestionando Hijos encontrarás material de interés para la educación de tus hijos. Desta…